10 destinos fuera de ruta

¿Estás listo aventurero?

Lonely Planet, el que todo lo sabe cuando de viajar se trata, sacó esta lista de 10 destinos que o fueron olvidados o simplemente nunca se hicieron famosos. ¿Por qué? Tal vez porque no es tan fácil de llegar (o porque les faltó presupuesto de marketing) porque lo que se refiere a belleza, historia y cultura no les falta.

Comoras y Mayotte

Estas islas están súper cerca de Seychelles y Mauricio pero reciben poca gente. Curiosamente, en alguna época fueron escala obligada de las grandes navegaciones pero después de que se construyó el Canal del Suez (en Egipto, el que una al mar Mediterráneo con el mar Rojo) pasaron a segundo plano. Si lo tuyo es “desconectar y desaparecer” puedes hacerlo en estas islas donde te espera una población de mayoría musulmana descendiente de comerciante árabes, esclavos africanos y sultanes persas.


Guinea-Bissau

¿Ubicas el golfo de Guinea? Pues si estás por ahí, vas a querer hacer una parada en este territorio entre Gambia y Guinea que además tiene varias islas. ¿Qué esperar? Playas súper tranquilas, pueblos coloniales de cuando perteneció a Portugal y bosques tropicales mágicos. Además, gente con buen sentido del humor y una comida increíble (qué tal te suenan las ostras a la parrilla?). Si te vas a la islas son obligatorias Orango y Bolama.


Nauru

Es una islita en la mitad del Pacífico con muchísimas reservas de fosfato que algún momento fueron explotadas y le trajeron gran riqueza. Hoy en día las minas están abandonadas, los bosques fueron talados y solo se habla de un centro de detención de migrantes que gestiona Australia y que genera mucha polémica. Pero el país y su gente es mucho más que eso. Pasada la bonanza económica sus habitantes viven una vida pacífica en medio de la belleza del paisaje: colinas verdes, rocas puntiagudas y playas donde las aves son dueñas y señoras. ¿Dato curioso? En la Segunda Guerra Mundial los japoneses tenían un puesto de vigilancia y los cañones oxidados aún están en lo alto de colina.


Kuwait

En el golfo pérsico, entre Iraq y Arabia Saudita, pero seguramente eso ya lo sabías. La ciudad-Estado está en uno de los lugares más antiguos y peleados del mundo pero hoy en día es una mezcla de modernidad y cultura en medio del desierto. ¿Qué esperar? Playas, restaurantes, centros comerciales y un impresionante acuario.


Santo Tomé y Príncipe

Otro de las que necesita mapa para ubicarse, esta isla fuera de la costa de Gabón es uno de los países más pequeños de África. Una mezcla de cultura criolla y portuguesa con dos volcanes, playas alucinantes y bosques que llegan casi hasta el mar. Además, tienes ciudades coloniales donde la vida es tranquila y los tonos son pasteles. ¿Dato curioso? En la isla de Banana se filmó un famoso comercial de Bacardí.


Surinam

Uno de esos países chiquiticos de Sudamérica que nadie menciona, como si no existiera. La antigua colonia holandesa es una mezcla muy especial de culturas indígenas e influencia británica, holandesa, china, indonesia y africana. Sí, todo eso. En su capital, Paramaribo, puedes llegar a pensar por momentos que te transportaste a una isla caribeña y si te mueves hacia la cuenca alta del río Surinam puedes encontrar casas con playa propia y riachuelos que entran al mar.


Timor Oriental

Se independizó de Portugal en 1975 y de Indonesia en 2002, así que estamos hablando del país más joven de Asia. Que no te sorprenda que muy pronto se llene turistas porque cada vez más personas están haciendo eco de sus atractivos: arrecifes intactos (con lo difícil que es encontrar eso hoy en día) y montañas para escalar. Puedes visitar Dili, su capital en la costa, alojarte en una pousada en la montaña, y viajar por carreteras donde solo te acompañan los búfalos.


Togo

Otra de las sorpresas en el golfo de Guinea (que ya ubicas), es muy especial porque se dice que puedes ver mucho de África en un espacio pequeño: lagos, playas, colinas y 40 grupos étnicos. ¡Wow! Dicen que su capital Lomé es elegante dentro de su sencillez, con bulevares de palmeras, buenos restaurantes y mercados locales. ¿Lo más interesante? Es común ver celebraciones de fiestas vudúes, musulmanas y cristianas pues los tiempos de conflicto quedaron atrás.


Kirguistán

Tan enigmático como todos los “tan” pero más olvidado que el resto. Perfecto para amantes de los espacios abiertos, las montañas y los caballos pero ojo, toca ir en verano porque sino es súper difícil moverse por las carreteras o conseguir un albergue abierto. Te recibirán tribus nómadas o pastores de las montañas que a primera vista pueden parecer duros pero que ya han ido acostumbrándose al trato con los extranjeros.


Bielorrusia

Las personas suelen cruzarlo solo para llegar a Rusia pero de los estados soviéticos es probablemente el que más conserva un aire de lo que fue. Si viajaras en el tiempo a 1974 te encontrarías con esto: arquitectura estalinista, una economía centralizada y alejada de la globalización. Eso sí, en Minsk, su capital, vas a ver restaurantes elegantes, galerías de arte y barras de sushi pues aunque era más antigua que Moscú, fue destruida en la Segunda Guerra Mundial y reconstruida en la época de Stalin. ¿Lo más llamativo? El monumento donde las tropas soviéticas detuvieron a los nazis.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario