Opinión Afganistán | talibanes | mujeres

Afganistán, a un año del retorno del Talibán

Además de la nueva y terrible realidad de las mujeres, la situación económica está en una crisis sin precedentes en Afganistán.

Es tiempo de poner fin a la guerra en Afganistán. Al cerrar veinte años de guerra, lucha, dolor y sacrificio, es hora de mirar hacia el futuro.

Joe Biden, 31 de agosto de 2021.

Los talibanes festejaron, el lunes pasado, el primer año de su regreso como gobierno en Afganistán. Miles de simpatizantes rodearon la ex embajada de Estados Unidos en Kabul con cantos de victoria. Sin embargo, para la mayoría de los afganos y sobre todo para las mujeres, no hay nada que celebrar. La vida ha cambiado de manera drástica y parece que el país retrocedió en el tiempo.

¿Qué pasó hace un año? El 15 de agosto de 2021 los islamistas radicales capturaron Kabul en una ofensiva relámpago contra las fuerzas gubernamentales, al concluir la intervención militar internacional de veinte años, encabezada por Estados Unidos. El caótico retiro de las fuerzas extranjeras continuó hasta el 31 de agosto, con escenas de caos y desesperación de miles de personas corriendo al aeropuerto de la capital con la esperanza de huir de Afganistán.

Para tener un poco de contexto, las tropas estadounidenses llegaron al país asiático después del ataque del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas, debido a que los talibanes se negaron a entregar a los líderes de Al-Qaeda, entre ellos Osama Bin Laden. EE.UU logró quitar del poder a los talibanes, pero falló en establecer un régimen democrático, instituciones sólidas y un Estado de derecho. El gobierno afgano y sus fuerzas de seguridad siempre dependieron del respaldo de una presencia militar estadounidense en su país. Por lo tanto, la caída del gobierno era casi inevitable sin el apoyo de Estados Unidos.

Los talibanes surgieron en 1994, en la agitación posterior a la retirada de las fuerzas soviéticas de Afganistán en 1989. Su antecedente directo son los combatientes islámicos muyahidines, quienes contaron con el apoyo de Estados Unidos para derrotar al Ejército Rojo durante la Guerra Fría. Gobernaron durante los años noventa siguiendo una interpretación estricta al Corán, torturas públicas y restricciones severas a las mujeres.

Con la llegada de Estados Unidos y los gobiernos de Hamid Karzai y Ashraf Ghani, se logró avanzar – aunque de manera limitada – en un mayor respeto de los derechos humanos. El número de niñas en las escuelas primarias creció de casi cero a 2.5 millones y el alfabetismo en mujeres y niñas se duplicó. Sin embargo, este último año, el grupo ha hecho retroceder constantemente esos logros y ha reinstaurado una dura interpretación de la ley islámica que asfixia los derechos de las mujeres: perdieron su derecho a la educación secundaria, a ostentar cargos públicos, a viajar sin acompañante fuera de su ciudad, a hacer deporte y son obligadas a cubrirse de pies a cabeza en público. “Esto recuerda a todo el mundo lo que hicieron los talibanes en los años 90. Terminamos teniendo una generación de mujeres analfabetas y sin educación" (Nororya Nizhat, ex vocera del Ministerio de Educación de Afganistán).

Además de la nueva realidad de las mujeres, la situación económica está en una crisis sin precedentes, con más de la mitad de los afganos en inseguridad alimentaria. Antes de la salida de Estados Unidos, el 75 % del gasto público del presupuesto anual del país provino de la ayuda exterior, pero con la retirada de sus fuerzas armadas, la ayuda internacional se cortó abruptamente como una sanción para los nuevos gobernantes. La ONU advirtió que Afganistán enfrenta la peor crisis humanitaria del mundo.

La cuestión pendiente para la comunidad internacional es cómo ayudar a la población afgana sin financiar a los talibanes. La gente se encuentra en una situación de extrema necesidad y a pesar de que ningún país ha reconocido a los talibanes como gobierno, sigue existiendo la posibilidad de ayudar a personas inocentes por medio de la asistencia humanitaria. No podemos dejar que Afganistán se una a la lista de conflictos olvidados.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario