Política | Alito | PRI | Campeche

Alito Moreno trianguló dinero para hacerse de inmuebles y revenderlos más caros

Según una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción, 'Alito' armó una red con sus compadres con quienes compraba y vendía propiedades a sobreprecio.

Alito: una historia que va de mal en peor

Entre los audios que le ha estado filtrando Layda Sansores y el mega oso que hizo el PRI en las elecciones, Alito Moreno anda vibrando bajísimo. Para rematar estas semanas pa’l olvido, ahora le sacaron sus chanchullos inmobiliarios de cuando era gobernador de Campeche. Resulta que el líder nacional del PRI utilizó su influencia política para construir una red de compadres con quienes se hacía de propiedades a precios súper baratos, los donaba entre ellos y luego sacaba al mercado a precios altísimos sin necesidad de reportarlos a las autoridades fiscales.

Ah caray, ¿y el chisme quién lo contó?

Esto se supo gracias a una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad que, revisando un montón de documentos, también constató que algunos de sus besties compraron metros cuadrados por menos de un peso, para después venderlos muchísimo más caros con ganancias millonarias. Básicamente, un negocio redondo a costa de la ley y apoyado por el poder político. Para no variar, Alito ya dijo que esas son puras mentiras, que esa noche él no andaba ahí, y que demandará a los responsables de la investigación.

Uno de los casos sonados en esta extensa investigación es aquel en el que, a 11 meses antes de tomar protesta como gobernador de Campeche, se hizo de un terrenito modesto de unos 39,000 metros cuadrados. Cada uno de estos le salió, nada más y nada menos, que en cuatro pesos el metro. Pasado el tiempo y cuando ya eran de su propiedad, curiosamente el valor de estos espacios se multiplicó 500 veces. Hoy por hoy, están a 2,000 pesos el metro.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario