Opinión América Latina | América | emprendimiento

¿Y cuando ha sido fácil? América Latina frente a la "crisis" del capital de riesgo

Es cierto que habrá una reducción del exceso de capital disponible a nivel global, pero no significa que no habrá suficiente mercado para financiar a los unicornios latinos.

“Salomón dijo: no hay nada nuevo bajo el sol,

Por consecuencia, todo el conocimiento nace del olvido”

Borges

En los últimos días, el mundo de la innovación y el emprendimiento se ha visto consternado por lo que para muchos es ya una crisis latente en el sector de capital de riesgo orientado a la inversión en tecnología y start ups. Las y los analistas coinciden en que los mercados muestran una tendencia a la baja originada por el aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos, después de dos años continuos de inyección de capital (alrededor de siete billones de dólares) por parte del gobierno de aquel país a su sistema de financiero, y de haber mantenido las tasas de interés a niveles mínimos. Se presume que lo anterior provocará una reducción en el capital para este tipo de inversiones y, con esto, una menor posibilidad de obtención de recursos económicos para las empresas con efectos globales.

A raíz de lo anterior, no se ha tardado en ver a las y los pregoneros del apocalipsis compartiendo obituarios anticipados para los emprendimientos de reciente creación, y recetando medidas genéricas contra cíclicas de adelgazamiento corporativo, de reducción del gasto y de privilegio en la generación a corto plazo de utilidades para aquellas start ups en etapas más avanzadas, maduras e incluso de alta valuación, solicitando cambios de modelos y asegurando que: “será casi imposible obtener financiamiento”.

Es innegable que los acontecimientos de los últimos meses plantean un escenario complejo para el ecosistema de la innovación global, del cual América Latina no será ajena; sin embargo, no podemos si no hacernos las siguientes preguntas: ¿Cuándo ha sido fácil obtener capital para inversión de riesgo? ¿Cuándo los inversionistas personales o institucionales han regalado el capital? Y más importante aún: ¿cuándo el entorno económico, social y político ha sido favorable para los latinoamericanos?

No hay que olvidar que America Latina fue, durante los últimos dos años, una de la regiónes mas castigadas por los efectos económicos de la pandemia, acrecentados por la falta de capacidad o visión para el apoyo a la economía interna de sus países; y, no obstante, en este complejo entorno es que se dio el “boom” del emprendimiento latinoamericano, motivado no por el exceso de capital como quizá en economías más desarrolladas, sino por la necesidad de crear a bajo costo para sobrevivir o ayudar a sobrevivir. Además, viendo la película con una óptica más amplia, salvo contadas excepciones menores, no existe país en América Latina que haya tenido estabilidad política y económica por tan siquiera dos décadas seguidas a la fecha, es así como hemos crecido, precisamente este es el ambiente de incertidumbre en el que los latinoamericanos nos desenvolvemos con cierta familiaridad.

En este sentido, si bien es cierto que habrá una reducción del exceso de capital disponible a nivel global, esto no significa que no habrá el suficiente en el mercado para financiar a los unicornios latinos del futuro, al contrario, este es el momento de oportunidad para hacer que el gran capital voltee a ver incluso con mayor interés a una región en donde las empresas y el emprendimiento están acostumbrados a no depender de la estabilidad socioeconómica de sus países de origen, en donde su moneda tiene mayor valor, los costos de expansión son menores y en donde el mercado es constante en su apetito, una región probada con casos de éxito extraordinarios.

Por lo anterior, tomando en cuenta que probablemente habrá suficiente acceso a capital para superar el crecimiento de la inversión en innovación en América Latina de 2021 durante el presente año, y que este será más complejo de acceder derivado de la sofisticación en el análisis y el nivel de certeza organizacional requerido por los inversionistas previo a invertir, ahora más que nunca es de suma importancia que las y los fundadores de la región preparen a sus empresas, concentrándose en sus fundamentales para ser atractivas al capital institucional que estará disponible, con estructuras jurídicas solidas y susceptibles de recibir inversión en el corto plazo, con equipos capaces, comprometidos moral y contractualmente a largo plazo, y con tesis de negocios enfocadas en el producto o servicio más que en la obtención de recursos a través de inversión como un fin en si mismo.

De igual forma, será importante explorar métodos alternativos de financiamiento para complementar la inversión de capital, como la deuda de capital privado “venture debt”, la emisión de deuda o bonos a través de los mercados nacionales que buscan impulsar sus emisiones brindando condiciones favorables y la banca de desarrollo.

Ningún buen marinero se ha forjado en un mar en calma y, afortunadamente, los latinos hemos aprendido a navegar en la tormenta. La oportunidad está ahí, lo que sigue es el esfuerzo.

Viviremos y venceremos.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario