Global Arabia Saudita | Twitter | activista

Arabia Saudita condenó a una activista a 34 años de prisión por unos tweets

Al gobierno de Arabia Saudita no le gustaron los tweets de la activista Salma al-Shehan, y le impuso la sentencia más larga a una activista pacífica en el país.

Cuidado con lo que twitteas

Imagínate que un día, de esos donde te encuentras harto de la política de tu país, decides meterte a Twitter y haces lo que la mayoría de las personas suele hacer en esta plataforma: desahogarse en 140 caracteres. Acto seguido, alguien llama a tu puerta, la abres y terminas siendo arrestado por las autoridades. Bueno, pues algo similar le sucedió a Salma al-Shebab, una mujer que acaba de ser condenada a 34 años de prisión por su actividad en redes sociales.

¿Quién es Salma al-Shebab?

Antes de ser arrestada, Shehab era una profesora en la Universidad Princess Nourah en Riyadh, la capital de Arabia Saudita, pero se encontraba estudiando un doctorado en la Universidad de Leeds en Gran Bretaña. El caso es que viajó a Arabia saudita durante sus vacaciones de invierno y, días antes de que regresara a su hogar en Gran Bretaña, donde sus dos hijos la estaban esperando, fue arrestada. Las autoridades sauditas se la llevaron el 15 de enero de 2021, bajo el argumento de que estaba utilizando sus redes sociales “para perturbar el orden público, socavar la seguridad de la sociedad y la estabilidad del Estado”.

¿Pues qué twitteaba?

Shebab había estado activa en Twitter durante las campañas que exigían la abolición del sistema de tutela de Arabia Saudita, ya que le da a los hombres el poder legal para decidir ciertos aspectos en la vida de las mujeres de sus familias. Por otro lado, le dio like y retweets a varias publicaciones que pedían la liberación de los saudíes que habían sido arrestados por cuestiones racistas que discriminan sus creencias, origen étnico, color de piel, entre otras cosas.

Su última publicación en Twitter la realizó el 13 de enero del 2021, días antes de su arresto, y consistía en el retweet de una canción árabe que hablaba sobre extrañar la compañía de un ser querido.

¿Cómo acabó la cosa?

El caso es que los tribunales saudíes le impusieron una condena de seis años de prisión. Sin embargo, cuando ella apeló, las autoridades decidieron que su sentencia de prisión era demasiado corta “considerando sus delitos”, fue así como se le terminó imponiendo a Shehab la sentencia más larga del país contra una activista pacífica, de 34 años. Asimismo le confiscaron su teléfono y amenazaron con cerrar su cuenta de Twitter “temporalmente”.

Como era de esperarse, no tardaron en llover las críticas de diversos grupos de derechos humanos. Entre ellos se encuentra la Organización Saudita Europea para los Derechos Humanos, quien dijo que la decisión de sentenciar a Shehab bajo la ley antiterrorista “confirma que Arabia Saudita trata a quienes exigen reformas y critican en las redes sociales, como terroristas”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario