Global Aung San Suu Kyi | Myanmar | corrupción

Militares de Myanmar condenaron a la exlíder Suu Kyi por corrupción

La exdirigente birmana y ganadora del Nobel de La Paz, Aun San Suu Kyi, fue condenada a una sentencia de seis años de cárcel; así suma 17 años en prisión.

Ahí te va el chisme completo…

Todo parece indicar que la exdirigente birmana Aun San Suu Kyi pasará gran parte de su vida tras las rejas, porque apenas ni termina de cumplir la condena que le pusieron el 1 de febrero del año pasado cuando ya le cayó otra. Y es que ya del régimen militar golpista en Myanmar no esperamos nada, aunque ahora, a modo de seguir sembrando miedo en sus opositores, le impusieron oootra condena a Suu Kyi de seis años de prisión por supuestos fraudes de corrupción.

Con esta ya se cumplen cinco sentencias condenatorias en contra de la exlíder, quien desde el mes de diciembre del año pasado inició un proceso judicial —uno ajeno a este— en donde se le acusaba de 18 delitos, que en conjunto suman una pena de casi dos décadas en que estará privada de su libertad.

¿Cómo es posible que esto suceda?

Resulta irónico el hecho que una ganadora del Nobel de la Paz —que por cierto lo ganó en 1991, ya que fue considerada uno de los símbolos mundiales de la lucha por la democracia, la libertad y la resistencia— cuente con tanto juicio y condena en su contra. Sin embargo, este es un resultado de los esfuerzos que el régimen militar en Myanmar realiza con tal de sembrar miedo en sus opositores, algo que Aun San Suu Kyi lleva siendo por más de treinta años. Sin embargo el caso de Suu Kyi no es aislado, tristemente, esta misma realidad la viven más de 12,000 personas que también se consideran opositoras al régimen militar birmánico.

¿De qué se le acusa?

Se supoooone que un tribunal militar de Naipyidó acusó a Suu Kyi de abuso de poder como presidenta de la Liga Nacional para la Democracia —una fundación que ella misma fundó desde 2012 con el objetivo de promover la salud, educación y estándares de vida de los 54 millones de habitantes del país—, para comprar terrenos a precios más bajos que los del mercado. Esta condena terminó sumando un total de seis años de cárcel, lo cual resulta aún más trágico si recordamos que a finales del año pasado afrontó otros juicios en donde se le condenó a 11 años por sobornos y la incitación a protestas que sucedieron en 2021, donde los manifestantes exigían su liberación.

Sin revelar detalles

Como era de esperarse, todos estos juicios se han hecho a puerta cerrada y, obvio, sin acceso a la sociedad civil o medios de comunicación. Por si fuera poco, la “justicia” dio una orden a los abogados de la acusada para que no puedan revelar detalles de este turbio proceso judicial que apesta a venganza política. Sin embargo, estas medidas no impidieron que algunos analistas interpretaran este juicio como un intento por parte de los militares para legitimar su poder antes de que se lleven a cabo las elecciones que el país tiene previstas para el próximo año.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario