Ay Danielito, otra vez tú

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, aplicó la vieja confiable y mandó a arrestar al presidente de la confederación patronal del país

Parece que a Daniel Ortega y a su esposa Rosario Murillo, que se desempeña como vicepresidenta de Nicaragua, ya se les está haciendo costumbre mandar encarcelar a todos los que piensan distinto y que parecen una amenaza. En los últimos meses, el régimen nicaragüense ha arrestado a siete aspirantes a la presidencia; ayer por la mañana, los policías del gobierno de Ortega detuvieron con violencia a Michael Healy, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada. La dictadura lo acusa de “lavado de dinero y traición a la patria”, por lo que fue citado en la Fiscalía. Fue a la salida de esta audiencia cuando la policía lo arrestó, mientras otro grupo cateaba su casa en Managua. Hasta ahora, Healy es el segundo presidente del Cosep en ser encarcelado, en junio pasado el gobierno Nicaragüense ya había hecho lo suyo y arrestó a José Adán Aguerri, un personaje súper importante de la oposición y que claramente representaba una amenaza para Danielito. ¿Y nadie hace nada? Muchos países del continente están preocupadísimos por la situación en Nicaragua, así que el miércoles aprobaron una resolución en la Organización de Estados Americanos para exigir a Ortega que libere a todos los presos políticos. Aunque la resolución fue votada a favor por 26 de los 34 miembros de la OEA, países como México, Argentina y Bolivia se abstuvieron de votar. 

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario