Global Biden | guerra | Ucrania

Jill Biden visitó a Olena Zelenska en Ucrania

La primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, viajó a Ucrania en donde le llevó unas bonitas flores a Olena Zelenska, la esposa de Volodímir Zelensky.

Misma guerra, mismo apoyo moral

El turismo diplomático de Washington a Kyiv siguen de moda en un afán por darle palmaditas en la espalda al pueblo ucraniano y a su presidente Volodímir Zelensky. Ahora fue el turno de la primera dama, Jill Biden, quien realizó una visita no anunciada a Ucrania, la cual tomó un tono muy simbólico por coincidir con el Día de las Madres. Jill Biden se reunió con la primera dama ucraniana, Olena Zelenska, a quien le dijo que la Casa Blanca está para lo que se le ofrezca, además de hacer un llamado para que termine la guerra. La visita a Ucrania de la Dra. Biden se salió un poco de la agenda establecida porque al principio solo se sabía que Jill viajaría a Eslovaquia para reunirse con madres ucranianas que encontraron refugio en aquel país. Zelenska al final dijo que le agradecía a Biden por este “acto muy valiente”.

“Entendemos lo que se necesita para que la primera dama de Estados Unidos venga aquí durante una guerra cuando las acciones militares tienen lugar todos los días, donde las sirenas aéreas están sucediendo todos los días, incluso hoy”, dijo la ucraniana.

¿Inició la guerra petrolera?

Por su parte, el G7 le prometió en videollamada a Zelensky que van a prohibir, gradualmente, el petróleo ruso en su mercado. Obvio que esta medida tiene como misión principal pegarle en el corazón económico a Moscú, y a modo de cerrarle la llave a Putin de “los ingresos que necesita para financiar la guerra”, según la Casa Blanca. De por sí Washington ya lo había prohibido en su país y la Unión Europea ya lo anda planteando desde hace rato.

¿Alguien más se lanzó a la guerra?

Aprovechando los días de descanso, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también viajó a Kyiv para entrevistarse con Volodímir Zelensky. Supuestamente Trudeau iba a participar en una videoconferencia con el G7 para analizar la guerra, pero el premier canadiense mejor tomó un avión y visitó en directo al presidente ucraniano, en una gira que también incluyó a la ciudad ucraniana de Irpin. En la capital Kyiv, Justin Trudeau izó la bandera de Canadá como símbolo de la reapertura de la embajada de su país en Ucrania.

Los que sí siguen son los balazos

Mientras tanto, la guerra parece que no terminará pronto. Prueba de ello fue el ataque que se vivió durante el fin de semana en la ciudad de Bilohorivka, en la región de Lugansk, donde los misiles de Moscú impactaron una escuela local que servía como refugio. El presidente Volodímir Zelensky confirmó ayer que más de 60 civiles murieron en el lugar y los trabajos de rescate tuvieron que suspenderse porque los ataques rusos no cesaron.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario