Opinión carta | proceso | Paz

Una carta para ti

Esta carta es para ti, para decirte que no estás solx. Es una carta para ti y todo el enorme daño que te hayan causado, para decirte que está bien no estar bien.

A diez años de haberte conocido, me queda claro que hoy ya no te pienso ni te siento; ya no invades mis sueños y tampoco mi sentir. Esto no lo escribo con la intención de que me leas, ni mucho menos que simpatices con el daño que hiciste, más bien es una carta para mí y para todx aquel que haya pasado por algo similar.

Una carta para ti y todo el enorme daño que te hayan causado, una carta para ti y todo el desarrollo personal que hayas dejado por miedo a lo que te pudiera pasar, una carta para ti y todxs esas amistades que no estuvieron contigo porque no supieron cómo acompañarte, una carta para decirte que está bien no estar bien, no importa cuánto tiempo haya pasado. Esto no se mide con números.

Por amor a mí misma puedo plasmar lo que guardé en silencio por diez años, en este pequeño texto. Y la verdad es que no hay mejor método sanador que poner las cosas en papel. Es sumamente catártico. Porque, de alguna manera, ayuda a que lo sucedido ya no viva gratis en tu “nube”.

Es importante que sepas que, no existe una receta exacta sobre cómo se tiene que procesar un trauma de este calibre. Lo que es normal, es querer dejar ir el trauma, es parte de un proceso. Pero he aprendido que nunca se deja ir del todo, y eso está bien, porque está ahí para recordarte que, el día de hoy, eso ya no te define; y puede ser que haya días muy malos pero siempre vendrán otros muy buenos. Está ahí para recordarte que, cada día que pasa, eres más fuerte, tienes más herramientas, pero sobre todo te da mucha paz el que ya estés lejos de él.

Crecemos. Nuestro crecimiento físico es evidente, aumentamos de tamaño o de peso, pero ¿qué pasa cuando crecemos también de ese trauma? Duele, y duele mucho. Pero, así como cuando éramos niñxs, que nuestras articulaciones dolían porque se estiraban por la noche, para estar más altos en la mañana; aquí sucede algo parecido, se “estiran” nuestras ganas de no querer seguir encerradxs en ese círculo vicioso, que no hace bien.

Estuve dándole vueltas, vueltas y vueltas, a cómo firmar esta carta, porque sinceramente ya no soy tuya, soy únicamente mía.

Esta carta es para ti. Y para decirte que no estás solx.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Temas

Deja tu comentario