Opinión cine | Enola Holmes | Millie Bobby Brown

Nuevos discursos a historias viejas: Enola Holmes 2

La nueva entrega de Enola Holmes tiene un guion muy noble, con personajes claros y a quienes no les falta al respeto.

Me parece que las películas que más vale la pena analizar y pensar no son las de los grandes directores, o las películas hipercomplejas pensadas para que algún intelectual se siente a discutir por horas sin sentido haciendo como que les entiende. Más bien, me interesa lo que pueda decirse de las películas inocentes, las series pensadas para disfrutarse un domingo cualquiera con la familia, porque son las únicas de las que, queramos o no, vamos a poder sacar algo.

En mi caso, este fin de semana vi Enola Holmes 2 con mis papás. ¿Millie Bobby Brown y Henry Cavill en una película de detectives? Podrían ofrecérmelo chorrocientasmil veces y en todas aceptaría con las mismas ganas. Sobre todo si es para una película de Enola Holmes.

Un buen aire fresco a historias viejas

Lo que más he criticado de muchas nuevas versiones de cintas viejas es que, en el afán de adaptarlas a los discursos sociales de nuestros tiempos, en vez de ofrecer historias relevantes y acordes a nuestra época, terminan sólo entregando adaptaciones parchadas que poco o nada ofrecen a la audiencia. Ese no es el caso de Enola Holmes, sobre todo con su segunda entrega.

Porque sí, no voy a evadir que toda la historia sucede en un universo creado por Sir Arthur Conan Doyle, en las aventuras de Sherlock Holmes. Sin embargo, en Enola Holmes —primero en los libros de Nancy Springer, y después en la adaptación— se ofrece una historia completamente nueva a partir de ello, y eso se agradece.

Primero como película, tiene un guion muy noble, con personajes claros y a quienes no les falta al respeto. Logra enternecer a un Sherlock que, por norma o por origen, es un personaje no pensado para la ternura; revoluciona a Moriarty y a los personajes nuevos, como Enola o su madre, a quienes vuelve cercanas y carismáticas, tanto que desearía haberlas conocido en las historias originales.

Y segundo, esta historia integra un discurso social en su trama, pero no lo embona nada más: escribe alrededor de él, haciendo que todo gire, en este caso, en torno a uno de los eventos más importantes de la historia de lucha sindicalista y de los derechos de las mujeres. Se construye en él, no lo inserta a manera de cuota.

Bendito sea el dominio público

Hay una razón por la que es posible generar una historia como esta y es porque la gran mayoría de la obra sobre Sherlock Holmes forma parte del dominio público. Es decir, que cualquier persona —como Nancy Springer— puede tomar esas historias y personajes, para generar algo completamente nuevo.

No quiero profundizar en esto, porque no es el chiste, pero tampoco quise dejarlo de lado: le hace bien a nuestra sociedad el poder generar cosas nuevas a partir de las obras de otros, tanto en el arte, como en la ciencia, porque así es como podemos generar nuevas cosas, y crecer como humanidad.

En resumen: Hay en Enola Holmes 2 mucho más que sólo lo que se ve en pantalla, y sólo se está a dos wikipediazos para saberlo. Sin embargo, en caso de que sólo quieras disfrutar una película un domingo en familia, esta es de las mejores novedades que el catálogo de Netflix te puede ofrecer hoy por hoy.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario