¿Cómo que aquí no hay pato, goooeee?

Emilio Lozoya Austin fue detenido por la Guardia Nacional e ingresado al Reclusorio Norte luego de que un juez dictaminara prisión preventiva en su contra

 

Entre empujones…

Emilio Lozoya Austin llegó ayer por la mañana a su audiencia en el Reclusorio Norte, después de un buen rato de presentar chanchullos legales para evitar poner un pie en el juzgado. Y la mañana iba de diez para el exdirector de Pemex, pues un juez le dio otros 30 días a su defensa para recabar más pruebas sobre las acusaciones de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho que la Fiscalía General de la República le echa en cara por los casos de Agronitrogenados y Odebrecht. 

 

¿Y le duró la suerte?

Nop porque la Fiscalía solicitó terminar con el criterio de oportunidad que tenía Lozoya y le pidió al juez que dictara prisión preventiva justificada, argumentando que el acusado tiene acceso a 2 millones de dólares, además de que en todo este tiempo no ha mostrado interés en reparar el daño. La FGR también recordó la cenita de Lozoya en el Hunan, cosa que según la Fiscalía es prueba suficiente de que tiene contactos que lo podrían ayudar a evadir la justicia y de que le alcanza para no tener que cenar queso de puerco todas las noches. 

 

Por todo esto…

El juez concedió la prisión preventiva contra Emilio Lozoya Austin, así que la Guardia Nacional lo detuvo al terminar su audiencia y lo ingresó al Reclusorio Norte. El juez consideró que Lozoya tiene motivos para fugarse, así que lo mandó a pasar la noche tras las rejas. Y para que no tenga pesadillas, pidió que se tomen las medidas necesarias para garantizar su seguridad ya que en la misma cárcel hay personas que fueron acusadas por el exdirector de Pemex.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario