Con nombre y apellido

Las olas de calor ahora le deben su nombre y rango a la ciudad de Sevilla

 

La ciudad de Sevilla en España está a punto de convertirse en la primera de todo el mundo en ponerle nombre a las cada vez más comunes olas de calor. Aunque suene simpático, el trasfondo de la iniciativa es completamente científico, pues el instituto líder propuso que este fenómeno, producto del cambio climático, se tome tan en serio como los huracanes o las tormentas tropicales, pues solo así se podrán llevar a cabo las medidas de precaución pertinentes para proteger a la población y a los ecosistemas de las sofocantes temperaturas. Nosotros no somos científicos, pero los expertos mencionaron que el ponerle nombre a las olas de calor hace que dejen de ser un concepto abstracto y ayuda a hacerlas más concretas y fáciles de identificar. Y cómo no dejar de sentirlas como algo abstracto si tan solo el 14 de agosto, la ciudad de Montoro alcanzó los 117.3 grados centígrados, la temperatura más alta que España ha tenido.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario