¿Cumpleaños feliz?

En el cumpleaños 500 de San Juan, capital de Puerto Rico, el rey Felipe VI de España se sintió como si estuviéramos en 1800 y se lanzó a defender el  “modelo de presencia de España en América” que instauraron en la colonia. Ahí llamó a sentirse “orgullosos todos, puertorriqueños, españoles y resto de pueblos hispanos” por los “valores” que dejó España en aquella época. La visita generó tal incomodidad y molestia que las Fuerzas Libertarias de Borikén, que representan a los indios taínos, tiraron la estatua del conquistador Juan Ponce de León. Mientras, el alcalde Miguel Romero, dio las llaves de la ciudad al monarca. 

 

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario