Opinión Desde mis ojos |

¿Y tú para cuándo?

El 17 % de las mujeres en edad reproductiva en nuestro país padecen de infertilidad; quedar embarazada y llevar a término un embarazo son procesos complicados.

Es la mera época de preguntas y frases incómodas. Llegan las posadas y en automático llegan estos comentarios que, sin pedirlos, te ponen en una situación incómoda.

Actualmente 1.4 millones de mexicanos requieren técnicas de reproducción asistidas, según el Consejo Nacional de Población (CONAPO); el 17 % de las mujeres en edad reproductiva en nuestro país padecen de infertilidad. Quedar embarazada y llevar a término un embarazo en realidad son dos procesos muy complicados. Entre uno y otro hay muchos factores que imposibilitan y vuelven este proceso, al que se le denomina natural, como frustrante.

Entre estos está el síndrome de ovario poliquístico, óvulo que no madura adecuadamente, endometriosis, insuficiencia ovárica primaria; y la lista sigue.

Actualmente no está dentro de mis planes un embarazo, porque tengo muchos planes por hacer, cosas que estudiar, viajes por hacer, entre otras cosas. Además, justo a los 16 años —siendo apenas una adolescente— me diagnosticaron con síndrome de ovario poliquístico. Cólicos inaguantables, sangrado interminable y un ciclo irregular.

A las mujeres se les enseña que el menstruar es tabú, que no es un tema de conversación, pero sobre todo no se te dan las herramientas para saber qué te está pasando. Desinformadas y desangradas. Creciendo me di cuenta que estos factores/causas son más comunes de lo que nos hacen pensar.

¿Sabías que el síndrome de ovario poliquístico es la causa más común de infertilidad femenina en el mundo?

Hablar de salud sexual femenina no debería de ser tabú. Recuerdo que cuando era adolescente y estaba en “mis días” o me visitaba “san Andrés” el pedir una toalla femenina en mi escuela era más peligroso que traficar cocaína, pedías una y te daba un sentimiento persecutorio de culpabilidad. Aún estando en escuela de puras mujeres, sentías mucha pena e incomodidad durante tu ciclo menstrual.

Pero eso debería quedar atrás, así como la incomodidad de no saber qué responder cuando tu familia te pregunte esta Navidad: “¿Y tú para cuándo?” Yo para cuando quiera.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario