21-02-2018

¿EL AUTO DEL FUTURO?

Mary Barra, a new CEO of US carmaker General Motors GM addresses the media during a news conference at the headquarters of the company's German subsidiary Opel in Ruesselsheim, on January 27, 2014. AFP PHOTO / DANIEL ROLAND        (Photo credit should read DANIEL ROLAND/AFP/Getty Images)

Muy pronto, tu auto podría empezar a venderle tus hábitos de consumo al mejor postor.

SÍ, LEÍSTE BIEN

Desde hace años, los fabricantes de autos se han dedicado a instalar conexiones inalámbricas en los autos para recolectar datos de sus usuarios. Con eso, pueden conocer detalles de tu día a día como los lugares que visitas, el tiempo que pasas ahí o cuánta gasolina usas a la semana. Mejor dicho, el auto del futuro no solamente planea conducirse solo y funcionar con energías alternativas, sino que sabrá todo de tu vida.

LA INFORMACIÓN ES PODER

Ahora, las compañías están analizando la posibilidad de vender esos datos a todo tipo de interesados, desde dueños de centros comerciales que quieren saber cuánto pesa tu maletera al salir de su local, hasta el restaurante de la esquina al que le interesa la hora en la que estás en la zona para hacerte ofertas tentadoras (¿Pizza?). Pero no todo es malo… Con la recolección de datos, las compañías automotrices también pueden beneficiarte a ti como conductor. Por ejemplo, te pueden avisar en qué calle se poncharon muchas llantas esta semana para que no pases por ahí o recomendarte el taller mecánico más barato de una zona desconocida en la que el auto te dejó tirado.

ALTO RIESGO

Para tratar de suavizar un poco las polémicas, es probable que busquen incentivos para los usuarios. Por ejemplo, no te sorprendas si te ofrecen “gratis” un sistema de navegación GPS en un modelo económico o incluso un mejor sistema de sonido. Al final, qué son un par de datos si la música suena mejor, ¿no?


Comparte: