Enmendando un viejo error

Volkswagen anunció que pagará una millonaria compensación por haber colaborado con la dictadura militar de Brasil para castigar a “empleados subversivos”. 

Entre 1964 y 1985, Brasil fue gobernado por una junta militar que cometió muchísimos crímenes contra la población, la mayoría de ellos opositores políticos o comunistas que no comulgaban con las ideas del régimen. Pero para lograr sus cometidos, los militares brasileños no estuvieron solos, ya que muchas empresas les echaron la mano, de forma secreta, para identificar a “subversivos o sindicatos”. ¿Una de ellas? Volkswagen, que le dio aviso a las autoridades militares de empleados con actividades sospechosas, considerados como “enemigos del Estado” por el viejo régimen. Por eso, ayer la compañía anunció que pagará 36 millones de reales (casi 7 millones de dólares) de compensaciones, los cuales se destinarán a una organización de exempleados y a distintos programas de derechos humanos. Según el director de integridad y asuntos legales de la empresa, “es importante tomar responsabilidad sobre este capítulo negativo de la historia brasileña”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario