Global Etiopía | Tigray | guía

¿Qué onda con el conflicto que se trae Etiopía con Tigray?

Te traemos una guía sobre el conflicto que, desde hace dos años, trae el gobierno de Etiopía en guerra contra las fuerzas de Tigray.

¿Necesitas un mapa?

Para entender todo el despapaye es importante regresar a tus clases de geografía y saber qué onda con Etiopía. Se trata del segundo país más poblado del continente africano y, en este lugar, la población vive junta pero no revuelta, ya que su territorio está dividido en 10 regiones y dos ciudades, mismas que son extremadamente autónomas y cada una tiene mayorías étnicas muy marcadas.

¿Qué es el TPLF?

A mediados de la década de 1970, surgió un partido político de ideología marxista-leninista que se hizo llamar el “Frente de Liberación Popular de Tigray” (TPLF, pa’ los cuates). En su momento se fundó con el objetivo de llevarle la contraria al emperador Haile Selassie, pero no tardó mucho en convertirse en el movimiento más influyente de la región. Tanto así, que terminó gobernando Etiopía durante casi tres décadas, llevando al país a un periodo lleno de estabilidad y crecimiento económico, aunque su autoritarismo se llevó entre las patas varios derechos civiles y políticos básicos.

¿Quién es Abiy Ahmed?

Desde 2018, este personaje se convirtió en el primer ministro de Etiopía. Sin miedo al éxito, se aplicó taaanto en su nueva chamba que, en menos de un año, logró ponerle fin a un largo conflicto que el país tenía con una de las regiones vecinas: Eritrea. Asimismo, liberó a miles de presos políticos, echó a andar la industria de telecomunicaciones y amplió la inversión privada. Por todo esto y más, en 2019 se llevó a casa, nada más y nada menos que, un Premio Nobel de la Paz. Pero su reputación comenzó a deteriorarse rápidamente.

Y que comienzan las tensiones…

El mismo año en el que Ahmed ganó un premio Nobel, comenzaron las tensiones entre su gobierno y el TPLF. Y es que todo se remonta al momento en que el primer ministro intentó disolver ese partido político y crear uno nuevo. Ooooobviamente esto no le gustó nada a algunas regiones, como Tigray, que gozaba de una autonomía como un estado étnicamente definido, ya que se veía entonces amenazada. Así que decidió agarrar sus chivas e irse a las montañas, donde controlaron su propio gobierno.

Tooodo se derrumbooo… en Etiopía

Lo que alguna vez se consideró como “uno de los puntos más estables de la región africana”, se convirtió entonces en un campo de batalla que, hasta el momento, no parece tener fin. Y es que las tensiones entre ambos lados estallaron en otoño del 2020, justo después de que los tigrayanos desafiaron políticamente al ministro Ahmed y realizaron sus propias elecciones, mismas que el gobierno de Etiopía decidió tachar de inválidas. Ademáaas, ese mismo año, el TPLF atacó una base militar etíope en Mekelle, la capital de Tigray, provocando la furia de Abiy, quien lanzó una ofensiva militar en su contra. Bien presumido, el ministro dijo luego de tres semanas que la ofensiva había sido un éxito, pues las fuerzas gubernamentales tomaron Mekelle e instalaron su propia admin leal a su gobierno.

¿Y lueeeego?

Las tensiones siguieron hasta marzo de este año, cuando ambos lados decidieron ondear una banderita blanca y declarar una tregua humanitaria. Así, los habitantes de Tigray apenas comenzaban a experimentar lo que era vivir en “paz” hasta que, a principios de esta semana, el gobierno etíope comenzó a reposicionar sus fuerzas, cual partida de ajedrez, mismas que terminaron lanzando una extensa ofensiva en contra del TPLF durante la madrugada de este miércoles 24 de agosto.

¿Y los civiles qué culpa tienen?

Una cosa es que el gobierno etíope traiga broncas con el TPLF, pero oootra es que se terminen metiendo a civiles. Y es que algunos investigadores de la Universidad de Gante de Bélgica estiman que al menos medio millón de personas han muerto en este conflicto: entre 50,000 y 100,000 han muerto en los combates, entre 150,000 y 200,000 por hambre y más de 100,000 por la falta de atención médica.

Pero eso no es todo, hay más…

La situación es taaan crítica que el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, la ha descrito como “el peor desastre en la Tierra”. Esto se debe a que, de acuerdo con un informe de la ONU, se han cometido "violaciones del derecho internacional de los derechos humanos, humanitario y de refugiados, algunas de las cuales pueden constituir crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad”. Cabe aclarar que estos han sido ocasionados por ambos bandos.

¿Cuál es la respuesta internacional?

Este conflicto tiene a varios líderes mundiales preocupados. Entre ellos se encuentra el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien amenazó al gobierno etíope de que, si antes del 1 de enero del 2023 no le baja dos rayitas a la intensidad del conflicto, lo van a mandar a volar de un acuerdo comercial que le permite surtirse de varios productos del mercado estadounidense sin tener que pagar impuestos.

La situación se puso tan pero taaan grave, que hasta el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, salió a finales de octubre de este año a recitar un discurso donde decía que "la situación en Etiopía se está saliendo de control. Necesitamos la reanudación urgente de las conversaciones hacia un acuerdo político efectivo y duradero”.

Un conflicto con final feliz

El caso es que, después de diez días después de intensas negociaciones que convocó la Unión Africana en Sudráfrica, el miércoles 2 de noviembre pasó a la historia como el día en que por fin se logró poner "un cese permanente de las hostilidades" de esta broncota ¡justo en la víspera del segundo aniversario del conflicto!

Así lo anunció el expresi nigeriano, Olusegun Obasanjo, desde una conferencia en Pretoria, la capital administrativa sudafricana. Asimismo agregó que “este momento no es el final del proceso de paz, sino su comienzo”. Y es que, dentro de los párrafos que conforman este acuerdo, se encuentra una estrategia que permitirá el acceso humanitario a la región de Tigray —donde los habitantes llevan más de 16 meses sin luz—, así como un reconocimiento para que la Fuerza de Defensa Nacional de Etiopía sea la única fuerza militar reconocida a nivel nacional, para que así se pueda garantizar la seguridad dentro y fuera del país.

Eeeso sí, el Sr. Obasanjo también le pidió al mundo que no coma ansias, asegurando que “este no es el final del proceso de paz, sino su comienzo”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario