Opinión gobierno | miedo | familias

¡No hay tiempo!

Solo nosotros, con la educación que demos a nuestras familias y a las personas que están a nuestro alrededor, podremos lograr el único cambio que necesitamos.

El miedo al cambio nos opaca desde hace miles de anos, este miedo esconde un grito ofuscado, impaciente y desesperado. Cuando hablo de cambio, me refiero a todo lo que abarca este sentimiento: desde cambios insignificantes, como cortarnos el pelo, como ideas que consideramos revolucionarias, por solo ser distintas a lo que ya conocemos.

Inicialmente vamos a hablar de la desigualdad, una palabra que causa controversias, revoluciones, huelgas, peleas y discusiones, iniciando desde la casa y llegando a niveles internacionales. La ridicula sombrilla que sostenemos en contra de las ideas de quienes son “diferentes” nos ha hecho frios ante el dolor de las personas que no se ubican en la sociedad establecida, toda esta situacion ha dado hincapie al bullying y rechazo social. El hecho de ponerle nombre a cada persona y categorizar a cada uno en un grupo social es lo que nos define hoy en dia.

Les escribe una persona que ha tenido estudios que estan relacionados a la materia de derechos humanos. El conocimiento me ha hecho más humana y me ha ayudado a generar conciencia en todos mis actos, desde el más minimo, hasta el más complejo. Mi interés en la politica me ha convertido en una persona revolucionaria, con un ideal de inclusioón, pero principalmente me convirtió en una mujer con bases y conocimientos, que nota la injusticia, y poco a poco busca defender no solo sus derechos como mujer, si no tambien a todas las comunidades alrededor, a quienes no tienen quién hable por ellos y para ellos.

Desde mi punto de vista, tanto académico, como personal, el principal culpable de absolutamente todas las tragedias que surgen en el mundo es el gobierno. El momento en el que empecé a estudiar a fondo los acontecimientos históricos en relación con las clases sociales y los generos sexuales, me di cuenta de que el primero en rechazar cada cambio era el gobierno.

Si nos ponemos a hablar con los políticos, con el presidente o cualquier persona relacionada con la politica y les preguntamos cuál es su mayor preocupación, no nos dirán que son los tiroteos, la desigualdad de género, las mujeres asesinadas y violadas en las calles todos los díaas, los ninos que se suicidan por presion social o escolar, las ninas acosadas en las escuelas, las mujeres acosadas en los trabajos... ellos hablarán de guerras, bombas, odio, dinero, aranceles, etcétera.

Estas personas enfocan en hablar de problemas “primordiales y urgentes”. El problema es que ellos no saben que el inicio de todo este odio, rivalidad, competencia y desigualdad nace por no mejorar nuestra sociedad desde raíz y, por otro lado, por no cuidar la salud emocional y moral de sus ciudadanos y ciudadanas.

A lo que quiero llegar con esto es a que, solo nosotros, con la educación que demos a nuestras familias y a las personas que están a nuestro alrededor, podremos lograr el único cambio. Empezando por un cambio hormiga podemos llegar a concientizar a la sociedad, cambiar el ambiente tan categórico en el que vivimos y exigirle a nuestro gobierno lo que merecemos. Hay que hablarle cara a cara a nuestro gobierno, demostrarles que no estamos ciegos ante la situación.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario