GOOD-BYE MY FRIEND

Ayer a Washington no le faltó emoción con la renuncia del director de comunicaciones Michael Dubke (quien al parecer no pudo disciplinar a Trump) y los tuits del presidente Trump contra Alemania. Después de la reunión del G7, las relaciones con Alemania quedaron bastante tensas. Al volver a casa la canciller Ángela Merkel dijo que de ahí en adelante los europeos deberían tomar su destino en sus propias manos (traducción: que ya no podían contar con el Reino Unido o con Estados Unidos), y con algo de razón. Finalmente, los aires de proteccionismo de esas dos naciones estaban poniendo sus intereses por encima de los de la comunidad. Luego ayer, el mandatario americano decidió responder por su red social preferida que el enorme déficit comercial que tenían con Alemania era muy malo para Estados Unidos y que debía cambiar. Pero además dijo que Alemania contribuye con muy poco a la OTAN (la alianza de países del Atlántico Norte para protegerse las espaldas ante amenazas de guerra), algo que ya había mencionado en la reunión del G7 pero no directamente contra Alemania. Y así es como se destruyen 70 años de amistad.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario