Guía TLK: El cuento chino de las tasas Copia


Primero lo primero…

El de las tasas no es un cuento chino, más bien un mecanismo bastante útil que utiliza la Fed, o Banco Central de Estados Unidos, para asegurarse de poner frenos o incentivos cuando la economía lo requiere. Para hacer esto, la Fed debe analizar varios factores (empleo, crecimiento, inflación) para ver cómo va la cosa. Por ejemplo, en plena crisis de 2008 la Fed bajó las tasas a 0% para que fuera más barato pedir dinero prestado, logrando así incentivar el consumo y reactivar la economía. En ese momento la presidenta de la entidad era Janet Yellen y el mundo entero aplaudió su labor. Desde entonces, a medida que la economía se recupera, se han ido aumentando gradualmente las tasas, siempre de a poquitos para no asustar a las personas ni a los inversionistas. Tampoco se busca frenar la economía por completo.

La era Trump

Con Trump, ese aumento en las tasas ha sido cada vez más necesario pues el presidente se ha dedicado a aumentar el gasto fiscal, es decir, la inversión del Gobierno en el país y en sus ciudadanos. Eso hace que haya más dinero en la economía. Además, promovió una reforma tributaria que le bajó los impuestos a las empresas muchísimo, así que los empresarios están encantados y la economía se ha movido mucho. Adicional a eso, ha decidido proteger las industrias del país por medio de impuestos y tarifas a empresas extranjeras, como lo hizo recientemente con las de aluminio y acero, y según varios analistas eso también puede contribuir a un aumento en los precios. Todas las anteriores razones pueden ser buenas para la economía en términos de crecimiento, pero alertan sobre otro importante indicador que es la inflación.

¿¿Inflación??

Cuando hay más dinero en la economía, los salarios también se vuelven más altos y por ende, la gente tiene más dinero para consumir. Esto se traduce en mayores precios, y por lo tanto en mayor inflación. Cuando esta última crece más allá de lo deseado, la Fed le pone un freno a la economía subiendo las tasas de interés, para que a las personas les resulte más atractivo ahorrar que consumir. ¿El problema? Con tasas más altas, a las empresas les sale más caro pedir dinero prestado y crecen más lento. Ante este panorama los inversionistas prefieren invertir su dinero en otro lado y venden sus acciones, haciendo que el precio de éstas baje. Como ven, un círculo vicioso (o virtuoso), que la Fed tiene que manejar con mucho tacto.

0 Comments

Leave a Comment




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password