¿Cómo comer de forma sostenible?


Es un hecho. El sistema alimentario del mundo es responsable de aproximadamente una cuarta parte de los gases de efecto invernadero que los humanos generan cada año. Eso incluye criar y cosechar todas las plantas, animales y derivados de animales que comemos, así como su procesamiento y envío a los mercados de todo el mundo.

Como sabemos que el calentamiento global te preocupa, te preparamos esta guía básica con tips para comer de una forma más sustentable.

¿Qué alimentos tienen el mayor impacto?

Aunque nos encantan, la carne y los productos lácteos, especialmente los derivados de las vacas, tienen un gran impacto ya que el ganado representa aproximadamente 14.5% de los gases de efecto invernadero del mundo. Para que te des una idea de la magnitud, estamos hablando de que sus emisiones equivalen a las de todos los automóviles, camiones, aviones y barcos del mundo.

En otras palabras, la carne de res y el cordero tienen la mayor huella climática por gramo de proteína, los alimentos de origen vegetal tienen el menor impacto y el cerdo y el pollo están en algún lugar en el medio.

¿Tenemos que dejar de comer carne por completo?

No necesariamente. Varios expertos dicen que un sistema alimentario sostenible puede y debe incluir muchos animales. Después de todo, las vacas y otros animales pueden criarse en pastizales que sin ellos no servirían para el cultivo, y comen residuos que se desperdiciarían. Además, en muchos países la carne, los huevos y la leche son una fuente vital de nutrición cuando no hay otras alternativas disponibles.

¿Qué tanto ayudaría que nos hiciéramos vegetarianos?

Varios estudios han concluido que las personas que actualmente consumen una dieta con alto contenido de carne (incluida gran parte de la población de Estados Unidos y Europa) podrían reducir su huella relacionada con los alimentos en un tercio o más si tuvieran una dieta vegetariana. ¿Aún mejor para el ambiente? La dieta vegana pues tiene la huella climática más pequeña.

Pero si simplemente no puedes vivir sin carne…

También puedes poner tu granito de arena bajándole a la cantidad que comes. Una buena idea para tu cuerpo y para el ambiente es que consumas carne roja solo una vez por semana y que el resto de los días comas pollo, pescado o nueces y leguminosas.

¿Y qué hay de la leche y el queso?

Varios estudios han encontrado que la leche generalmente tiene una huella climática más pequeña que el pollo, los huevos o el cerdo pero algunos tipos de queso, como el cheddar o el mozzarella, pueden tener una huella mucho más grande. Se calcula que para hacer 500 gramos de este tipo de quesos se necesitan 4.5 litros de leche así que bajarle a su consumo sería bueno.

¿Qué tipo de leche es más amigable con el medio ambiente?

Todas tienen sus pros y contras pero aquí te puedes dar una idea de las mejores para el ambiente (ojo, no es necesariamente lo mejor para tu cartera y las opciones pueden ser difíciles de conseguir en algunos lugares).

Y la comida orgánica, ¿qué tan buena es?

Los productos orgánicos no usan fertilizantes ni pesticidas pero eso no quiere decir que sean lo mejor para el medio ambiente. Puede que te sorprenda, pero en algunos casos las granjas orgánicas necesitan terrenos más grandes que las granjas tradicionales. ¿La mejor opción? Consume productos locales y de temporada.

Sobre el desperdicio de comida…

El desperdicio es un problema grave y si estás comprando más cosas de las que necesitas, seguramente estás haciendo que tu huella de carbono crezca. ¿Qué puedes hacer? Comprar lo que realmente vas a comer, congelar lo que no vas a usar y planear tus comidas. Con estos tres pasos vas a ayudar más al medio ambiente y a tu cartera.


Vía: The New York Times




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password