¿Cómo se va a ver afectada tu cartera con el coronavirus?


Sí, más allá de causar una crisis sanitaria global sin precedentes, el coronavirus está trayendo consecuencias negativas para la economía de todos los países. Así que vivas en donde vivas, es probable que el COVID-19 acabe afectando tu cartera. En esta guía trataremos de resolver algunas dudas básicas y te diremos cómo puedes minimizar el impacto en tus finanzas.

Primero lo primero… ¿Qué onda con el dólar?

Este lunes, el dólar cerró por arriba de los 25 pesos, un nuevo máximo histórico. La depreciación del peso se debe principalmente a que la gente está comprando monedas extranjeras, como el dólar, porque las considera más “seguras” en esta época en la que la incertidumbre está a tope. El problemita, es que la compra de estas monedas, produce un “exceso de oferta” de pesos mexicanos y por la ley de demanda-oferta, su precio acaba bajando. 

¿Y qué con la Bolsa?

Sí, eso también ha sido un caos. Todos los índices más importantes de Estados Unidos como el Dow Jones, el S&P 500 y el NASDAQ, que sirven de termómetro para ver cómo va la economía global, entraron a un “bear market”. Por si no eres economista, esto quiere decir que el precio de las acciones va de arriba para abajo (psst así como la técnica de ataque de un oso). Este término se usa cuando los índices caen al menos un 20% y para que te des una idea de lo grave de la situación, la última vez que el S&P 500 entró a “bear market” fue en la crisis de 2009. Aunque esto es en Estados Unidos, históricamente las caídas en la Bolsa del país se han visto replicados en la Bolsa mexicana. Así que no podemos pensar que ahora será la excepción.

¿Por qué has oído hablar de una posible recesión?

La economía mexicana no está pasando por su mejor momento. De hecho, desde principios de este año había quien decía que ya estábamos en recesión, pues en los últimos tres trimestres el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) había sido negativo o cero. ¿Y entonces? Ahora, hasta los que negaban la recesión ven pocas posibilidades de que la libremos, pues además de que el “bear market” suele venir acompañado de esta situación, en México hay otros escenarios que no favorecen mucho la cosa. ¿Cómo? La caída en los precios del petróleo (psst, acuérdate que México es de los países exportadores de este crudo), el cierre temporal de algunas plantas automotrices por el COVID-19 y el riesgo que presenta el virus para la industria del turismo, una de las más fuertes en México.

¿El mayor problema?

Durante las recesiones se crea un círculo vicioso en donde las personas gastan menos, las empresas bajan sus niveles de producción y terminan por despedir empleados, que a la vez, se quedan sin ingresos para consumir. Esto hace que el bienestar general de las personas sea más bajo y que los niveles de pobreza aumenten. Aunque todas las economías tienen ciclos y después de una recesión tiene que haber una recuperación, la cuestión está en el tiempo que tarde el proceso. Entre más tardado, más graves e irreversibles serán los daños.

¿Qué puede hacer el Gobierno?

Un Gobierno tiene muchos “ases bajo la manga” como las políticas monetarias y fiscales expansivas. Aquí te van tres ejemplos para que te quede más claro:

  1. Puede bajar sus tasas de referencia haciendo que el costo de pedir dinero prestado sea más bajo. Así, tanto empresas como personas se animan a pedir préstamos y después invierten en bienes y servicios, reactivando la economía.
  2. Puede dar “respiros” en el pago de impuestos. ¿O sea? Puede perdonarlos o bajarlos para las personas con menos ingresos. Así, éstas pueden gastar lo que tienen en cosas que realmente necesitan y que ayudan a mover el ciclo.
  3. Puede “inyectar” dinero a la economía invirtiendo en cosas como programas sociales e infraestructura. Así, el dinero acaba llegando de forma indirecta a manos de la población que después lo puede usar para seguir consumiendo.

Y mientras tanto… ¿qué puedes hacer tú?

– Lo primero que puedes hacer es revisar tus gastos mensuales y analizar cuáles no son necesarios. En vez de usar ese dinero, puedes mandarlo a un fondo de emergencia que te podrá servir en caso de que pierdas tu trabajo o de que tu empresa deje de generar utilidades. Lo ideal es que este fondo tenga suficiente para vivir al menos 6 meses, considerando todos tus gastos.

Actualízate. Es importante que tengas tu curriculum vitae (CV) y tu perfil en LinkedIn con todos tus datos. Así va a ser mucho más fácil empezar a buscar trabajo en caso de que lo pierdas.

– ¿Te sobra tiempo después de trabajar? ¡Ponte creativo y diversifica tus ingresos!  Consideras cosas como prestar servicios de consultoría a empresas que apenas empiezan o cocinar para los vecinos durante la cuarentena. Recuerda que en este sentido nunca hay límites.

Sofia Torres261 Posts

¿Habemus vacuna?

/

#TómateloEnSerioMX




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password