Cuba Libre


Con lemas como “abajo la dictadura” o “Patria y Vida”, miles de cubanos han tomado las calles para protestar contra el gobierno, en las manifestaciones más grandes de las últimas décadas. Aquí te ponemos en contexto para que entiendas al cien lo que está pasando en la isla.

 

Recordemos tus clases de historia…

Con la idea de derrocar al dictador Fulgencio Bautista, un grupo de guerrilleros encabezados por Fidel Castro tomó el control del país el 1 de enero de 1959, después de planear toda la Revolución Cubana desde México. Ya en el poder, Castro ordenó una reforma agraria y la nacionalización de algunas industrias, lo que le ganó el cariño del progresismo latinoamericano al considerar que eran los pasos necesarios para poder sacar de la pobreza a miles de cubanos.

 

¿Todos felices y contentos?

No realmente, porque Estados Unidos y su radar para detectar comunismo empezó a poner focos rojos en Cuba. Les impuso un duro embargo comercial, que primero empezó con puras armas, pero con el tiempo se extendió a casi todos los productos de la canasta básica. En otras palabras, Washington intentó mil y una formas de tirar al gobierno de Fidel, quien en vez de dar su brazo a torcer, pidió el apoyo de la Unión Soviética para salir adelante.

 

El bromance duró años…

Y en plena Guerra Fría, las tensiones entre Cuba y Estados Unidos cada vez se ponían más de mírame y no me toques. El clímax de todo ocurrió en octubre de 1962, cuando el gobierno de Kennedy se dio cuenta que la Unión Soviética había instalado misiles en Cuba que apuntaban directamente a Florida. Y no, no eran misiles de Bacardí precisamente. Todo apuntaba a que habría un enfrentamiento nuclear entre las dos potencias, pero la diplomacia hizo lo suyo y las cosas se rebajaron.

 

Con la ayuda soviética…

Las cosas en Cuba iban viento en popa, pero de repente Moscú empezó a tener serios problemas y en 1991 la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se desintegró, dejando a la isla en el auténtico desamparo. Fue ahí cuando la Venezuela de Hugo Chávez le entró al quite y empezó a comerciar con Cuba, intercambiando petróleo y dólares, a cambio de servicios de salud y educación. ¿El problemita? Venezuela cayó en desgracia con los malos manejos de su propia dictadura, así como la caída de los precios internacionales del petróleo, por lo que Cuba volvió a verse súper vulnerable.

 

¿Hoy voy a cambiar?

Tanto Cuba como Estados Unidos empezaron a hacerle (un poquito) caso a Lupita D’Alessio y relajaron su postura. Con la muerte de Fidel, su hermano Raúl Castro asumió el poder y logró compaginar esfuerzos con el gobierno de Barack Obama para relajar las tensiones entre los dos países. Fue así que Obama visitó La Habana para inaugurar la embajada de Washington, símbolo de la normalización de las relaciones diplomáticas. Pero de ahí llegó el gobierno de nuestro naranja consentido y las cosas se paralizaron.

 

Además de esto…

Los excesos de los líderes de la dictadura no pararon y las condiciones de vida del pueblo cubano cada vez eran peores. Las condiciones estructurales en Cuba están para llorar pues los hospitales y escuelas están en pésimas condiciones, no hay libertades políticas ni civiles y casi el 60% de los alimentos son importados por el gobierno central, generando un cuello de botella en momentos extraordinarios.

 

Sí, extraordinarios como una pandemia

Para sobrevivir, Cuba necesita de dólares, los cuales entraban al país a través de dos formas: el turismo y las remesas. Con la llegada del coronavirus, el turismo a la isla cayó hasta en un 75%, lo que se tradujo en menos dólares para comprar los alimentos necesarios para toda la población. Además, en los últimos días los contagios se han multiplicado para llegar al punto más crítico desde que comenzó la pandemia. Frente a esto, la gente no cree que el gobierno esté reportando las cifras verdaderas y le reclama la falta de acceso a las vacunas. Por si esto fuera poco, los constantes apagones y las largas filas para poder adquirir los pocos alimentos y medicinas que llegan al país generaron un hartazgo marca acme.

 

Con este caldo de cultivo…

Era lógico que las protestas estallaran, como ya lo han hecho en muchísimos países de América Latina. Así que el domingo, miles de cubanos se comenzaron a manifestar en localidades cercanas a La Habana y Santiago, aunque las protestas se extendieron rápidamente a otros puntos del país, e incluso, entre cubanos por todo el mundo. Entonando el rap Patria y Vida de Yotuel y Gente de Zona, mientras gritan proclamas como “abajo la dictadura”, los cubanos han exigido un cambio de régimen político que sí cumpla con sus necesidades básicas.

 

¿La respuesta del gobierno?

El presidente Miguel Díaz-Canel ha llamado a los “revolucionarios comunistas” a combatir a los manifestantes, a quienes acusa de estar movidos por el gobierno de Estados Unidos. Además, la policía nacional ha reprimido con mucha fuerza a las manifestaciones y la de por sí endeble red de telecomunicaciones, ha sido bloqueada para evitar que la gente se organice en redes sociales. El uso desproporcionado de la fuerza ya causó la muerte de un manifestante, mientras que el mundo pudo constatar cómo actúan las fuerzas del Estado, que detuvieron a una youtuber en vivo, mientras daba una entrevista a la televisión española.

 

¿Algo que ha llamado la atención?

Que a diferencia de otras manifestaciones contra el régimen cubano, en esta ocasión la oposición no está representada por figuras individuales como Oswaldo Payá o los miles de millonarios cubanos en el exilio en Florida. Ahora, los manifestantes van en grupo, sin un rostro que los identifique. Y además, van por la izquierda, exigiendo libertades civiles y políticas, el fin de la corrupción, la apertura democrática y el respeto a los derechos humanos. Combatir a la corrupta dictadura comunista de Cuba a través de postulados de una verdadera izquierda del siglo XXI es la forma en como miles de jóvenes cubanos quieren cambiar a su país.

 

Mientras tanto…

Washington ya alzó la voz y el presidente Joe Biden le pidió a La Habana escuchar el grito de libertad de su población y respetar las protestas pacíficas del pueblo cubano. Eso sí, parece que a Joe Biden se le olvidó por completo mencionar el injusto embargo comercial que Estados Unidos ha impuesto por décadas, el cual ha destruido la economía de miles de cubanos, afectando en muy poco a los corruptos y autoritarios líderes de la dictadura.

 

Vía: El País, The Washington Post, The New York Times, Expansión y Mauricio Meschoulam.

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password