Esperanza a la vista


En estos días, algunas farmacéuticas han anunciado que sus prototipos de vacuna están dando resultados extraordinarios, generando una efectividad superior al 90% para prevenir que te infectes de coronavirus. Como en Telokwento le hacemos caso a la ciencia y el doctor Anthony Fauci ya pidió que la ilusión de una inminente vacuna no nuble nuestra razón, te preparamos una guía para que entiendas perfectamente cómo está todo el rollo. Spoiler alert: ninguna vacuna trae chips para que Bill Gates te pueda controlar. 

 

¿Qué vacunas han dado resultados?

Al menos tres ensayos clínicos ya dijeron que su vacuna ha mostrado una efectividad superior al 90%. El primero fue el de Pfizer y su socio alemán BioNTech, que hace unos días le dio alegría al mundo diciendo que las cosas marchaban muy bien. ¿Qué tanto? Su vacuna tiene un 95% de efectividad, no causa mayores efectos secundarios y puede ser utilizada por adultos mayores. Pocos días después, los científicos de AstraZeneca y la Universidad de Oxford dijeron que su vacuna también mostró una eficacia superior al 90%.

 

El otro anuncio

Fue el de Sputnik V. Poco después de enterarse de la noticia de Pfizer, los científicos rusos a cargo de esta vacuna dijeron que tras varias pruebas se dieron cuenta de que alcanzó una efectividad del 92%. ¿El detallito? Muchos expertos no están tan seguros de que esto sea verdad porque las pruebas se hicieron solo en 20 voluntarios enfermos, muchos menos que los que participaron en los otros protocolos.

 

¿Y qué onda con Moderna?

El laboratorio con sede en Massachussets fue el tercero en dar el anuncio y ahora está en boca de todos. En primer lugar, porque sus científicos reportaron que su vacuna tuvo una efectividad del 94.5% para prevenir el contagio de COVID-19. Y para que no creas que se sacaron de la manga el porcentaje, los investigadores informaron que encontraron el número porque 95 de 100 voluntarios que recibieron un placebo en lugar de la vacuna se enfermaron de coronavirus.

 

¿Un placebo?

Sí, te explicamos cómo se están haciendo las pruebas. Resulta que Moderna consiguió a 30,000 adultos voluntarios en Estados Unidos para sumarse a su protocolo de investigación. Para que la muestra fuera lo más real posible, 25% de los participantes tienen más de 65 años, 60% son personas blancas y el resto está compuesto por negros, hispanos y asiáticos-americanos. Al azar, algunos voluntarios recibieron la vacuna, mientras que a otros les dieron un placebo (haz de cuenta, pura agüita). Para que nadie se sugestionara ni se contaminara la investigación, los voluntarios y el equipo responsable de llevar a cabo el experimento no sabían quién estaba recibiendo qué cosa.

 

¿Cómo funcionan las vacunas de Moderna y Pfizer?

A diferencia de las vacunas tradicionales, que se hacen con virus muertos o adormilados, las de estos laboratorios lograron sacar del SARS-COV-2 una proteína que es la responsable de penetrar las células del cuerpo humano e infectarlas. La idea detrás es que esta proteína (conocida como Spike) logre reproducirse sin contagiar de coronavirus al hospedero, generando inmunidad celular y anticuerpos.

 

¿Y la de AstraZeneca?

Digamos que esa es más clásica porque usa virus muertos o inactivos, como suele suceder con las vacunas normales. Al igual que Moderna y Pfizer, los científicos de la Universidad de Oxford secuenciaron la información genética del SARS-COV-2 para crear un código con el cual fueran capaces de identificar las proteínas del virus que le permiten entrar a las células humanas e infectarlas. Toda esa información se tradujo a otro lenguaje genético que se puso en  el adenovirus del resfriado de los chimpancés. Sí, ese es el ingrediente secreto de la vacuna de AstraZeneca.

 

Entonces, ¿Habemus vacuna?

No te adelantes, las cosas van muy bien pero todavía se tienen que hacer otras pruebas que podrían tardar un par de semanas. Después de eso, las empresas le pedirán a la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) que permita el uso de la vacuna por emergencia y en cuanto tengan el visto bueno (probablemente en diciembre), las empresas estarán listas para distribuir su producto.

 

Pero he ahí otro problemilla…

La distribución no es tan fácil porque las vacunas necesitan estar súper frías. Para que te des una idea, la de Moderna tiene que estar a -20º centígrados para que no se eche a perder y la de Pfizer tiene que estar a -70º, por lo que su distribución será todo un tema ya que requiere un congelador especial que no cualquier país puede comprar. La que no va a tener tantas broncas es la de AstraZeneca porque se mantiene en refrigeración a una temperatura de entre 2 y 8 grados centígrados, por lo que su distribución se puede hacer utilizando los canales que ya existen. 

 

Las posibles soluciones

Moderna no tiene tanta bronca porque esa temperatura es la de casi cualquier refrigerador farmacéutico. Peeero… Pfizer diseñó unas cajas especiales para transportar su vacuna. Cada una tendrá cinco charolas con 195 frascos con dos mililitros de la vacuna. Con esos dos mililitros, bien diluidos, alcanza para cinco dosis. Y para que no se arruine toda esta tecnología líquida, las cajas estarán llenas de hielo seco que mantendrán todo a la temperatura necesaria. Además, todas las cajas tendrán un GPS para monitorear su ubicación.

 

¿Ahora sí ya te puedes vacunar?

Tranqui, tranqui… Una vez autorizada la distribución para Estados Unidos, la FDA se reunirá para determinar los grupos de riesgo que serán los primeros en recibir la vacuna en ese país. Probablemente la van a estrenar los adultos mayores, personal médico y empleados de sectores prioritarios como el alimentario, quienes podrían recibir su primera dosis en abril. 

 

Sí, se necesita más de una

Tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna y AstraZeneca se tienen que aplicar dos veces para hacer efecto. Si te pones la de Pfizer, tendrás que regresar con tu doctor tres semanas después de tu primera dosis, y si te pones la de Moderna o la de AstraZeneca, tendrás que dejar descansar tu brazo una semana más. Lo que es un hecho es que, como pasa con la de influenza, tendremos que vacunarnos cada año contra el coronavirus.

 

¿Voy a tener que vender mi riñón para vacunarme?

Para nada. Como es importantísimo que todo mundo se aplique la vacuna, los gobiernos y empresas están haciendo todo lo posible para que sea barata. Por ejemplo, la de AstraZeneca costará unos 3 euros por dosis y la de Pfizer costaría unos 15 euros. La que sí va a estar un poco más cariñosa es la de Moderna porque podría comprarse hasta en unos 21 euros por dosis. ¿La ventaja? Muchos gobiernos están comprando muchísimas dosis para poder vacunar a su población sin que la gente tenga que pagar un solo peso.

 

¿Vacuna = fin de la pandemia?

Las cosas todavía van a tardar un poco para volver a la normalidad, pero mientras más gente esté vacunada, la cifra de contagios empezará a bajar de forma importante. 

 

Vía: The Washington Post, The New York Times, Reuters, The Skimm y El País.

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password