Estados Unidos arde por justicia


La muerte del afroamericano de 46 años, George Floyd a manos de un policía blanco ha abierto las heridas nunca cicatrizadas del racismo en Estados Unidos. Desde hace más de una semana, las protestas han inundado las calles de las principales ciudades del país y Donald Trump está en medio de una mega crisis política que se mezcla con la lucha contra el coronavirus. Como el tema está un poco complicado, te preparamos un recap.

 

Primero lo primero 

El lunes 25 de mayo de 2020, agentes de la policía de Minneapolis acudieron a un llamado de emergencia porque alguien había intentado pagar en una tienda con un billete falso de 20 dólares. Supuestamente, el sospechoso estaba bajo los efectos de alguna sustancia y se resistió al arresto, por lo que los policías lo sometieron. ¿El nombre del sospechoso? George Floyd, un ciudadano afroamericano de 46 años que pasó minutos pidiendo ayuda y gritando que no podía respirar mientras que el agente blanco de la policía, Derek Chauvin, le aplastaba el cuello con la rodilla. Momentos después, Floyd murió en un hospital, pero todo el evento quedó grabado en un video que se viralizó.

 

Llegaron las protestas

Al día siguiente, cientos de personas salieron a las calles de Minneapolis, a pesar de las restricciones de movilidad por la pandemia del COVID-19. Las manifestaciones se empezaron a salir de control con incendios y saqueos en varias partes de la ciudad, por lo que la policía intentó disuadir a los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma.

 

¿Y entonces?

En un intento por calmar la situación, el FBI decidió que iba a tomar la investigación para ver si la policía de Minneapolis había cometido una violación a los derechos civiles, pero parece que la medida no sirvió de mucho porque hasta la estación de policía local terminó en llamas. Fue tal el nivel de violencia en las calles que el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, consideró los actos como terrorismo doméstico.

 

De mal en peor

El viernes 29 de mayo Derek Chauvin fue detenido y acusado por asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado, pero las protestas ya se habían extendido a más de 30 ciudades de Estados Unidos. Muchos gobernadores le pidieron ayuda a la Guardia Nacional para patrullar las calles e intentar mantener el control, pero como na’ más no podían, algunos estados declararon toque de queda durante la noche. Uno de los lugares donde se impuso el toque de queda fue en Washington D.C., pero eso no le hizo ni cosquillas a manifestantes que se concentraron afuera de la Casa Blanca.

 

¿White House down?

Las cosas fuera de la residencia oficial se pusieron muy difíciles desde ese día, al punto que el Servicio Secreto tuvo que meter a Trump y su familia al búnker de seguridad para evitar que les pasara algo. Además, las luces de la fachada de la Casa se apagaron por primera vez en años, mientras que afuera la gente se seguía enfrentando a la policía y a la Guardia Nacional, quienes respondieron con más gases lacrimógenos y balas de goma.

 

Y a todo esto, ¿qué ha dicho Trump?

Mientras estaba escondido en el búnker tuiteó que quien se atreviera a saltar las bardas de la Casa Blanca iba a conocer a los perros más feroces y las armas más amenazantes. Días después, el lunes 1 de junio, se fue contra los gobernadores demócratas diciéndoles que si no “dominaban a los manifestantes” iban a quedar como un “montón de idiotas” y para acabarla de amolar ese día en la tarde, dijo que iba a sacar al Ejército a las calles.

 

Desde entonces

Ya hay protestas en más de 120 ciudades de Estados Unidos y la Guardia Nacional ha sido desplegada en al menos 21 estados. Y estas medidas han resultado en más violencia. En uno de los casos más sonados, en Louisville, Kentucky, la policía le disparó a los manifestantes, matando al dueño de un restaurante.

 

Mientras tanto

Dos autopsias ya confirmaron que la muerte de George Floyd se debió a la fuerza excesiva que usó Derek Chauvin cuando lo arrestó. Ahora, el expolicía está en Oak Park Heights, la cárcel con más seguridad en el estado de Minnesota esperando al 8 de junio, cuando se determinará su situación legal en una primera audiencia.

 

Problema mundial

El enojo por la muerte de George Floyd no se ha quedado en Estados Unidos. Protestas y manifestaciones se han registrado en Nueva Zelanda, Berlín, Londres, Ciudad de México, París, Tokio y hasta en Siria. Además, los gobiernos de China e Irán criticaron la hipocresía de la administración de Trump por la forma en la que ha lidiado con los manifestantes.

 

 

Vía: New York Times, The Guardian, Star Tribune, El País, Latin Us




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password