¿Qué onda con los etiquetados?


¿Has oído hablar de la ley para etiquetados? Pues aquí te hicimos una guía con todo lo que tienes que saber sobre la nueva reforma a la Ley General de Salud.

Un poco de contexto

Por si no te enteraste, a finales de septiembre la Cámara de Diputados aprobó unas reformas a la Ley General de Salud, que podrían afectar la forma en la que consumes alimentos y bebidas. Acuérdate que en México, el 70% de los mexicanos sufre de sobrepeso y casi una tercera parte de ellos tiene obesidad, una condición que puede desencadenar diabetes, enfermedades cardiovasculares y trastornos musculares.

¿Los detalles de la Ley?

El cambio, consiste en que las empresas de alimentos y bebidas tengan un etiquetado frontal informativo para advertirle a los consumidores el contenido de sodio, azúcares y grasas de sus productos. Así, vas a poder saber cuántas calorías tiene tu bolsa de papas, galletas o tu lata de refresco. Además, las cosas que no sean tan saludables (esas que tengan cantidades de azúcar, sodio y grasas saturadas por arriba de las que establece la Secretaría de Salud) van a tener que advertirlo en sus empaques.

Más detalles

  • Se debe de definir en el etiquetado si el producto contiene nutrientes críticos (esos componentes que pueden desencadenar enfermedades crónicas).
  • Las etiquetas de los alimentos o bebidas azucarados deben incluir una leyenda que advierta sobre las posibles enfermedades que puedan causar.
  • El etiquetado frontal va a ser independiente de la tabla de ingredientes e información nutricional que ya tienen los productos.
  • Los productos también tienen que indicar si los alimentos son genéticamente modificados.

¿Cómo lo han tomado las empresas?

Las compañías de alimentos y bebidas han mostrado muchísima resistencia a la ley, ya que cambiar el etiquetado implica varios costos económicos y todo un plan para reformular los productos. Según el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (que agrupa a empresas como Bimbo, Coca-Cola Femsa y Kellogg’s), hacer el cambio va a ser caro, poco transparente y podría impactar en sus negocios. Además, Jaime Zabludovsky, el presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo, le pidió al gobierno que regule los alimentos del mercado informal, pues su información nutrimental es prácticamente inexistente.

¿Un dato curioso? 

Una iniciativa similar se echó a andar en Chile y ha sido todo un éxito. Ahí, las empresas comenzaron a bajar los niveles de azúcar, sodio y grasas de sus productos y el etiquetado ha tenido una gran respuesta por parte de los consumidores. Tan bueno que ha disminuido 25% la venta de bebidas gaseosas con azúcar y 20% la de cereales con azúcar.


Vía: El Financiero y Forbes




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password