La 4T no anda muy verde que digamos


Hace unos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió una iniciativa preferente al Congreso para reformar la Ley de la Industria Eléctrica. Como sabemos que eso de andar contando watts no es lo tuyo, te armamos una breve guía para que entiendas de qué va la propuesta del señor presidente y las reacciones que ha habido sobre el proyecto. ¿Spoiler alert? La idea de AMLO no es muy Greta-Thunberg-friendly

 

Primero lo primero

El 29 de enero de este año, Andrés Manuel López Obrador puso a trabajar lapíz y papel y le mandó al Congreso una iniciativa preferente con la que busca hacerle unos arreglitos a la Ley de la Industria Eléctrica, que fue parte de la reforma energética que se aprobó durante el gobierno de Quique Peña Nieto. ¿Qué es eso de preferente? El día que inicia el periodo ordinario de sesiones del Legislativo, el presi puede mandarles a los legisladores una iniciativa que tendrán que discutir en menos de 30 días. Obviamente, los presidentes mandan como preferentes aquellos temas que más les importan. 

 

¿Así que estos temas son los favs de AMLO?

Digamos que sí, porque el presidente ha tratado de cancelar la reforma energética de Enrique Peña Nieto y ha mandado muchísimas iniciativas para modificar la política energética de México. Una de ellas es la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, que se presentó el año pasado y mediante la cual buscaba restringir la participación de las energías renovables en el sector energético de México para darle más peso a la Comisión Federal de Electricidad. 

 

¿Qué pasó con esa política?

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) dijo que esta propuesta iba en contra de la Constitución, así que presentó una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que los jueces la invalidaran. ¿Lo hicieron? Pues digamos que la dejaron súper light porque los ministros invalidaron muchísimos puntos claves de la propuesta original, argumentando que se le daría a la CFE muchísimo más poder del necesario. 

 

¿Y de qué va esta nueva propuesta?

Es bastante similar a la anterior porque también busca cargarle la mano a la CFE y que sean ellos los primeros en administrar la energía eléctrica del país. Según Andrés Manuel, durante “el periodo neoliberal” se fueron privatizando las empresas energéticas del país, así que su plan es cambiar todo el modelo de energía de México para que ahora sean las empresas del estado las que tengan el control y se “rescate la soberanía energética” de nuestro país.  Con esta nueva propuesta, lo que AMLO busca es modificar el mecanismo de despacho de las centrales eléctricas. 

 

¿En español? 

La reforma energética aprobada en 2013 estipulaba que la CFE era la máxima autoridad para distribuir la energía eléctrica en todo el país pero tenía que comprarle este recurso al mejor postor, o sea, el que le vendiera energía más barata. Más allá si era producida por CFE, Pemex o cualquier empresa privada. Lo que busca la nueva reforma de AMLO es cambiar este detallito y que ahora el Centro Nacional de Control de Energía tendrá que escoger antes la electricidad creada por CFE en sus hidroeléctricas, aún cuando sea más cara y hasta el final, comprarle a los privados. 

 

¿Y sí está más carita?

Según datos de la Comisión Reguladora de Energía, la electricidad creada a través de tecnología eólica y solar, que está en manos de empresas privadas, es la más barata del mercado con costos promedio de 381 pesos por megavatio-hora (MWh). Mientras que la energía hidroeléctrica, termoeléctrica y de ciclo combinado, todas desarrolladas por la CFE, llegan a costar entre 1,219 y 2,049 pesos por MWh. Así que, para muchos, esta propuesta incrementará los costos del recibo de luz a los usuarios. 

 

Pero ahí no para el tema…

Porque muchísimas organizaciones, expertos en la materia y colectivos ambientalistas han dicho que la propuesta le dará en la torre a la protección al medio ambiente y la lucha contra la emergencia climática. Organizaciones internacionales como el World Wildlife Fund ya le han pedido al Legislativo que no apruebe esta iniciativa ya que vulnera el derecho humano de los mexicanos a un ambiente limpio. La propuesta legislativa es tan agresiva con el planeta que muchos especialistas señalan que México se está saliendo de facto de los Acuerdos de París, el máximo esfuerzo multilateral para proteger al planeta de la degradación ambiental. 

 

Y ese no es el único tratado internacional que sale bailando…

Porque esta iniciativa también va en contra de muchísimos compromisos que México adquirió al firmar y ratificar tratados como el T-MEC, el Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP) y hasta el Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea. 

 

¿Lo que sigue?

Por el momento, el proyecto de ley está en discusión en las comisiones de la Cámara de Diputados y, en caso de aprobarse, pasará a la Cámara de Senadores, quienes tendrán que darle el visto bueno para que pueda entrar en vigor. Lo que es un hecho es que muchas instituciones ya dijeron que presentarán controversias constitucionales en contra de la ley. 

Vía: Forbes México, Reporte Índigo, Comisión Reguladora de Energía, El Economista,




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password