Arturo Zaldívar, ¿nunca nos vamos a ir?


Morena va derecho y no se quita aprobando varias reformas que han encendido los ánimos por lo polémicas que son. Pero la que sí se llevó el primer lugar en cuanto a críticas fue la reforma al Poder Judicial que, entre otras cosas, planea extender dos años el mandato de Arturo Zaldívar como presidente de la Suprema Corte. Como la cosa está súper polarizada, aquí te contamos qué sí es y qué no es la nueva reforma. 

 

Empecemos con el chismecito

Obvio lo más polémico del asunto fue el artículo 13 transitorio que le agregaron los senadores a la iniciativa. En ese párrafo se menciona que, para poder implementar la reforma de mejor manera, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación permanecerá en su cargo hasta el 30 de noviembre de 2024, dos años más del plazo por el que fue electo Arturo Zaldívar entre sus compañeros ministros. 

 

¿Y esta idea siempre estuvo presente?

Para nada, de hecho eso fue uno de los temas que más molestaron a los senadores de la oposición. Resulta que, por más de cuatro horas, los senadores estuvieron discutiendo un proyecto que tenía solamente 12 artículos transitorios. Así que, la Mesa Directiva del Senado consideró que ya era tiempo suficiente por lo que llamó a votar la reforma. Pero en eso, un senador del Verde metió el polémico artículo 13, que nunca fue discutido e incluso varios senadores de oposición votaron a favor de la reforma sin darse cuenta del nuevo párrafo. 

 

Pero, ¿cuál es la bronca de extenderle su cargo?  

Lo que medio mundo sostiene es que esta reforma es inconstitucional ya que va en contra de los artículos 97 y 100 de la Constitución, que dejan súper claro que el cargo de presidente de la Suprema Corte y del Consejo de la Judicatura Federal solo podrá ocuparse por cuatro años, sin reelección, y serán los propios ministros de la Suprema Corte quienes elijan al presidente. 

 

¿Hay más críticas?

Sí, muchísimas voces sostienen que esta reforma le va a dar en la torre a la independencia del Poder Judicial frente al gobierno. La organización México Evalúa expresó su preocupación debido a que la reforma haría que tanto Andrés Manuel López Obrador como Arturo Zaldívar dejen su puesto al mismo tiempo. Muchos han considerado que este proyecto es un “regalo” para el ministro presidente, así que han cuestionado si Zaldívar no tendría que “pagar” ese regalito votando a favor de los proyectos del gobierno, muchos de los cuales llegan a la Suprema Corte o son impugnados en tribunales como la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica. 

 

No creas que todos en Morena estaban contentos… 

Algunos diputados de Morena como Porfirio Múñoz Ledo fueron súper críticos con el proyecto de ley que presentaron sus compañeros de partido. El expresidente de la Cámara de Diputados tuvo varias intervenciones durante la discusión del dictamen y, en todas, dijo oponerse “con toda la fuerza de su ser” a una reforma que consideró “viola flagrantemente la Constitución”. 

 

¿Sirvieron de algo sus críticas?

No realmente porque, después de pasar como cuchillo en mantequilla por la Cámara de Senadores, la reforma judicial llegó a San Lázaro donde los diputados de Morena y sus aliados se hicieron de la vista gorda con las reservas que habían puesto los legisladores de la oposición. Así que, sin cambiarle ni una coma, la reforma al Poder Judicial fue aprobada por la Cámara de Diputados y enviada al Ejecutivo para publicarla en el Diario Oficial de la Federación. 

 

Entonces, ¿ahí paró el asunto?

Todo indica que solamente terminó la season 1 de esta novela porque se espera que llegue una cascada de impugnaciones contra la reforma judicial, por lo que la Suprema Corte de Justicia acabaría dictaminando si realmente es inconstitucional. Por su parte, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea rompió el silencio después de semanas y ya se pronunció al respecto. 

 

¿Qué dijo?

Que como la resolución habla directamente de él, no se presentará a la votación en la Primera Sala de la Suprema Corte y le dejará toda la decisión a sus compañeros ministros. Pero eso sí, el presidente de la Corte dijo que él se retirará de su cargo en los plazos por los que fue electo, por más que el Tribunal diga que la reforma es legal. 

 

Pero la reforma va mucho más allá…

Y de hecho, muchos grupos parlamentarios y organizaciones de la sociedad civil han dicho que tiene varios puntos buenos y bastante urgentes. ¿Cómo cuáles? La iniciativa contempla la creación de una Ley de Carrera Judicial que arme toda una escuela de carrera para jueces y magistrados con el fin de tener a personas honestas, capaces y comprometidas con el derecho en las cortes. Para lograrlo, el Instituto de la Judicatura Federal se convertirá en la Escuela Federal de Formación Judicial que realizará concursos de oposición para determinar los nuevos nombramientos. 

 

¿Algo más? 

La reforma contempla evaluaciones constantes y obligatorias para que los jueces puedan seguir en su chamba. Esas evaluaciones se complementarán con medidas cautelares que el Consejo de la Judicatura Federal podrá tomar contra jueces acusados de corrupción, nepotismo y acoso sexual. Además, se fortalecerá la capacitación de los defensores de oficio, así que si no te alcanza para pagar un abogado, ya no tendrás de qué preocuparte porque la idea es que los que proporcione el Estado sean todos unos cracks. 

 

Vía: Animal Político, El País, México Evalúa, Expansión, Cámara de Diputados

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password