Sobre el conflicto en Siria


NYT

Actualmente, Siria es el centro del conflicto entre Turquía, los kurdos y Estados Unidos. Pero para que entiendas lo que está pasando nos tenemos que ir años atrás al origen del problema.

Todo empezó…

Hace ocho años con una serie de protestas contra el gobierno sirio del presidente Bashar al Asad. Al principio, el movimiento pedía democracia y más libertad, y después exigió la renuncia del líder. Fue en 2011 que la guerra civil estalló cuando Al Asad se negó a dejar el poder y empezó a enfrentarse con los grupos que estaban en su contra. Entonces, varios grupos empezaron a competir por el control de Siria. Entre ellos, había milicias progubernamentales, rebeldes que luchaban por un Estado más democrático, extremistas islámicos y milicias de minorías étnicas y religiosas que querían proteger sus áreas de ataques. 

Uno de esos grupos…

Era el Estado Islámico (o ISIS por sus siglas en inglés), que en medio del caos de la guerra pudo obtener tierra y poder. Tanto que en 2014, capturó la ciudad de Raqqa para después hacerse cargo de grandes partes del país, hacia Alepo en el norte y a lo largo de la frontera turca.

La situación se complicó

Poco a poco la guerra se fue transformando en un conflicto internacional, pues en 2014 Estados Unidos entró a Siria para detener el avance del Estado Islámico. Y sí, para lograr expulsar a ISIS, los estadounidenses se aliaron con las milicias kurdas. 

¿Quiénes son los kurdos?

Son un grupo étnico formado por cerca de 30 millones de personas, que tienen una cultura y lengua propia. Están esparcidos por cinco países, Turquía, Siria, Irak, Irán y Armenia, pero la mayoría está en la frontera norte de Siria. Para que sepas, la Unidad de Protección del Pueblo (conocida por sus iniciales kurdas Y.P.G.), se convirtió en la milicia kurda más fuerte.

Y todo cambió con Donald Trump…

Pues el 6 de octubre de 2019 decidió retirar a las tropas estadounidenses de la zona fronteriza. Ese día, el presidente estadounidense acordó con el turco, Recep Tayyip Erdogan, que sacaría a sus tropas del territorio kurdo en Siria para que el Ejército de Ankara pudiera entrar. La medida desató toda una controversia, pues la retirada de Estados Unidos podría facilitar el regreso del Estado Islámico a Siria y porque el acuerdo con Erdogan fue una traición para los kurdos (pues básicamente los dejó solos).

¿Y Turquía? 

El problema es que el gobierno de Erdogan considera a los kurdos un peligro porque los ve como un grupo terrorista y es por eso que el 8 de octubre lanzó una ofensiva militar en su contra. Con la medida, las críticas empezaron a llover, pues los ataques obligaron a muchos civiles a abandonar la región en busca de refugio. Además, Estados Unidos se opuso a la ofensiva de Turquía y decidió imponer aranceles al acero de ese país. ¿El objetivo? Presionar a Erdogan para que dejara a un lado la fuerza. Entonces, después de tanta presión internacional, el 23 de octubre Erdogan detuvo totalmente la ofensiva en el noreste sirio y declaró un alto al fuego “permanente”.


Vía: BBC y The New York Times




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password