13-02-2018

HABLANDO DE GASTOS…

screen-shot-2018-02-13-at-12-32-38

Donald Trump le mandó al Congreso de Estados Unidos un presupuesto que contempla gastar 4.4 billones de dólares para el año fiscal 2019, y ahora falta ver si se lo aprueban. ¿Y eso es bueno? Pues… Un presidente presenta un plan de presupuesto para dar a conocer cómo piensa gastarse el dinero, y a qué le va a dar prioridad. Las prioridades de Trump son claras: la defensa de su país (puro gasto militar), a la que quiere destinar 716 mil millones de dólares, y la inversión en infraestructura (autopistas, puentes, vías de tren), para la que está pidiendo 200 mil millones de dólares. Otros dos ítems importantes son la epidemia del abuso de opio en Estados Unidos y la protección de la frontera con México, para los cuales pide 17 mil millones de dólares y 23 mil millones de dólares respectivamente. ¿Lo menos importante? El medio ambiente, los programas sociales, y la ayuda exterior, a los cuales les quieres reducir el presupuesto muchísimo. ¿Y hay dinero para todo eso? No exactamente. Con los planes como están, y después de haber aprobado una reforma tributaria para las empresas (gracias a la cual le va a entrar menos dinero al gobierno), se estima que para el 2019 ¡¡el déficit se duplicará!! Pero bueno, está claro que para Trump la deuda es lo de menos, siempre y cuando “América esté primero”.


Comparte: