Global Irak | Parlamento | gobierno

Manifestantes irrumpieron en el parlamento de Irak para imponerse a la nominación del nuevo primer ministro

Los manifestantes boicotearon al parlamento de Irak para arremeter contra la nominación del nuevo primer ministro, impidiendo que llegue un nuevo gobierno.

Para ponerte en contexto…

En octubre pasado, Irak tuvo elecciones parlamentarias en un intento por consolidar un nuevo gobierno que dejara atrás las constantes crisis políticas y sociales que ha vivido el país. En ese entonces, Moqtada al-Sadr, un importantísimo clérigo chiíta y líder político como pocos, asumió el poder tras alcanzar una alianza de gobierno con 73 legisladores. Sin embargo, la tan ansiada estabilidad política no llegó y, hace unos días, muchos de sus aliados le dieron la espalda y renunciaron al gobierno, llevando a Iraq a una nueva crisis política.

¿Y entonces?

Este lunes, el Parlamento nominó formalmente al opositor Mohammed Shiya al-Sudani como nuevo primer ministro. La decisión tampoco fue tan extraña, pues al-Sudani dirige el llamado Marco de Coordinación, la alianza chiíta más grande en todo el Parlamento. Pero como es sabido, para poder gobernar un país no solo debes contar con el apoyo de los políticos. El tema es que el clérigo Moqtada al-Sadr y sus ideas anti-Irán y anti Estados Unidos son increíblemente populares entre la población iraquí, por lo que la gente no estaba muy contenta con el nombramiento de al-Sudani.

¿Se quedaron de brazos cruzados?

Para nada, pues ayer regresó el caos a Irak, donde cientos de manifestantes que apoyaban a Sadr llegaron enfurecidos a la sede legislativa para boicotear el nombramiento, sembrando una vez más caos en la que era la antesala de la estabilidad política. Los feroces manifestantes violaron la seguridad de la llamada Zona Verde de Bagdad, como se le conoce a la región más segura de la capital iraquí después de la invasión estadounidense de 2003, pues es una parte de la ciudad altamente blindada por fuerzas del orden.

La situación fue tan tensa que, al más puro estilo de Trump durante la invasión al Capitolio del 6 de enero, el clérigo Sadr le dijo a sus simpatizantes que “el mensaje había sido escuchado”, por lo que les pidió regresar a sus casas y ayudar a mantener el orden del país.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario