Global Japón | Primer ministro | Shinzo Abe

Japón despidió a su ex primer ministro con un polémico funeral

La decisión del gobierno japonés de organizar un funeral de Estado al ex primer ministro, Shinzo Abe, provocó polémica en la sociedad.

¡Ya déjenlo descansar en paz!

Se llevó a cabo el funeral del ex primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien fue asesinado el pasado 8 de julio por dos disparos. En caso de que no ubiques tanto a este personaje, te contamos rápidamente que fue el primer ministro que más tiempo estuvo desempeñando el cargo, pues su mandato duró de 2006 a 2007 y después de 2012 a 2020. A pesar de que Abe fue bastante popular en el extranjero, es una realidad que dentro de la isla nipona muchos críticos atacaron su nacionalismo de derecha y lo cuestionaron por diversos escándalos políticos en los que se vio involucrado.

Un funeral bastante controvertido

Es por esta razón que el evento fúnebre adquirió tintes disparejos. Por un lado, dentro del Budokan —que es el estadio de Tokio donde se llevó a cabo el funeral— más de 4,000 invitados asistieron vestidos de negro para presentar sus respetos, entre los cuales se encontraban unas 700 figuras políticas extranjeras, como la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris; el primer ministro indio, Narendra Modi; el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, el canciller mexicano Marcelo Ebrad, así como algunos exmandatarios como el francés Nicolas Sarkozy o la británica Theresa May.

El otro lado del duelo

Mientras algunos sonaban sus narices, las calles de la capital fueron tomadas por miles de manifestantes que portaban pancartas y megáfonos, mediante los cuales condenaban el evento. Esto debido a la indignación porque las autoridades decidieron gastar un dineral — más de $10 millones de dólares que, por cierto, fueron tomados de fondos públicos— para pagar el funeral. Su frustración está basada en la crisis económica por la que está atravesando Japón en estos momentos.

La cosa fue subiendo de tono durante la tarde de este lunes 26 de septiembre, cuando unos unos 10,000 manifestantes recorrieron las calles de la capital exigiendo que se suspendiera el funeral, era tal su fervor que incluso hubo un hombre que se prendió fuego cerca de la oficina del primer ministro en Tokio, dejando por escrito su objeción.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario