LA MÁXIMA CONDENA


En el primer aniversario del fallido golpe de Estado al gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, éste se dirigió al pueblo y en especial a la oposición, señalando que no le temblará la mano para acabar con toda disidencia. Tanto es así que dijo que si el Parlamento (controlado principalmente por su propio partido), pasaba una norma que volviera a instituir la pena de muerte en Turquía, estaría más que feliz en apoyarla. ¡Ayayay! Recordemos que la pena de muerte fue abolida por el mismo Erdogan cuando era primer ministro, pues era uno de los requisitos de la Unión Europea (UE) para aceptarlos como miembros del club. Ahora, ante esta fuerte declaración, el Presidente de la Comisión Europea salió a decir que si Turquía volvía a instituir la pena de muerte, podía olvidarse de la UE. Encima de todo, Erdogan pronunció un discurso súper religioso, citando pasajes del Corán sobre la defraudación y el enfrentamiento a los enemigos. ¿Y qué pasa? Esto deja completamente de lado los principios fundadores de la República, bajo los cuales Turquía es un país secular, sin una religión oficial, aún cuando el 96% de la población sea musulmana. ¿Qué pretendes Recep?

0 Comments

Leave a Comment




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password