01-03-2018

LAS IRLANDAS EN EL CENTRO DEL BREXIT

image1-3

Ayer la Unión Europea presentó el primer borrador del acuerdo para que el Reino Unido la abandone pero la primera ministra británica Theresa May lo rechazó, principalmente por el lío con las Irlandas.

¿CUÁLES IRLANDAS?

La frontera entre las dos Irlandas ha sido un tema fundamental en las negociaciones del Brexit. La República de Irlanda queda en una gran isla y comparte una pequeña parte de su territorio con Irlanda del Norte, una nación del Reino Unido. Entre las décadas de los 60 y 90, Irlanda del Norte tuvo un fuerte conflicto porque una parte de la población quería pertenecer al Reino Unido y la otra quería abandonarlo para unirse a la República irlandesa. El conflicto terminó en 1998 y hoy en día Irlanda del Norte e Irlanda coexisten sin problemas importantes y los controles en su frontera han desaparecido.

LA PROPUESTA

El bloque europeo sugirió que para evitar una frontera física entre Irlanda del Norte e Irlanda, la del Norte siga en la unión aduanera, accediendo a un mercado único europeo, aún si el resto del Reino Unido no lo hace. Para efectos prácticos, sería como si Irlanda del Norte aún fuera parte de Europa, al menos en términos comerciales y migratorios. Como era de esperarse, la primera ministra británica rechazó la propuesta que según ella “quebrantaría el mercado común británico y amenazaría la integridad constitucional del Reino Unido al crear aduanas y una frontera regulatoria a través del mar de Irlanda”.

¿ALTERNATIVAS?

La situación es tan delicada que las opciones van desde volver a construir un muro para dividir la isla de las Irlandas (suena tan absurdo allá como en otros continentes), hasta monitorear la frontera con tecnología, sin necesidad de puestos de control. Esto último no suena tan descabellado, pero aún no hay propuestas muy claras de cómo se llevaría a cabo. Faltan 13 meses para que el Reino Unido deje la Unión Europea y las cosas no están nada claras. Tic-toc.


Comparte: