Opinión Lentes Púrpura | sismo | aborto

#28S con S de Sismo: Lecciones de este #28S

Cuánta compasión se vive cuando nos tiemblan los cimientos. Imagínate qué bonito sería si ese amor lo diéramos a quienes ejercen su derecho no maternar.

Septiembre sí fue el mes en el que tembló la tierra, miles de personas nos asustamos, muchas tuvimos ataques de ansiedad y buscamos a nuestra red de apoyo para tener sostén. ¡Qué bonito fue leer tantos mensajes de sororidad, solidaridad y sostén! Cuántos mensajes mandaste o recibiste para asegurarte de que tus seres queridos —sean familia, amistades, colegas, ligues o lo que sea— estuvieran bien.

Cuánto nos removieron estos sismos, ¿no? Recuerdos, memorias que salieron a la luz, heridas que nos dimos cuenta que siguen abiertas o, al contrario, que por fin sanaron la cicatriz y ya no duele. Cuánta compasión y empatía se vive en esos momentos en los que nos tiemblan los cimientos. Imagínate qué bonito mundo sería si un poco de ese amor lo diéramos a quienes están ejerciendo su derecho a decidir y no maternar. Imagínate todos los cimientos internos que se mueven al tomar una decisión así.

Hoy, no quiero convencerte de que apoyes un movimiento y tomes partido. Hoy quiero invitarte a que solo conectes, a que conectes con el amor infinito y logres sentirlo por todos los seres que han tenido un aborto, ya sea deseado o espontáneo. ¿Podemos hoy dejar a un lado el juicio y conectar con el amor? Más allá de la religión, los valores, los juicios, experiencias y expectativas que marcan estos actos, hoy solo quiero que pensemos en los actos que hicimos en los sismos de septiembre y nos preguntemos si seríamos capaces de replicarlos si alguien llegara a contarnos que decidió abortar. ¿Podríamos conectar con la empatía, la solidaridad, la sororidad y el amor?

Yo he tenido la suerte de que personas conocidas y desconocidas me apoyen durante mis ataques de pánico y ansiedad que me causan los sismos; que en la calle me ofrezcan un abrazo, que me pregunten si necesito algo y que ofrezcan su compañía hasta que me calme. Este 28 de septiembre, más allá de los hashtags y las publicaciones, yo anhelaba que quienes decidan abortar puedan algún día sentir ese mismo sostén y empatía, libre de culpa, libre de juicios. Qué bonito sería que no tuvieran que justificar su decisión o el llanto y el duelo después de esta, y que solo pudieran acercarse a sus redes de apoyo.

Hoy te invito a que si alguien te comparte la decisión que está tomando, empatices con el sismo interno que esto conlleva, que entiendas que su decisión y su embarazo está moviendo sus cimientos y necesita amor, necesita compañía y que ese sismo puede traer miedos, recuerdos, memorias… No castigues, reproches o juzgues la decisión, acompáñala en su proceso aún si no lo entiendes.

Y si hoy eres tú quién está tomado esta decisión ¡date ese amor que te gustaría recibir! No te juzgues, ni te culpes, no estás sola; conecta con tu red de apoyo, con tu familia elegida o biológica, busca información, busca opciones, valida tu experiencia. Y si esta decisión la tomaste hace ya algún tiempo, hoy recuérdate que hiciste lo mejor que podías con lo que tenías, abrázate, honra tu experiencia porque es válida y la decisión fue tuya, es tuya.

El aborto seguro hoy es un privilegio, ojalá fuera un derecho para así poder buscar información, acompañamiento, terapia y tratamiento sin juicio y sin miedo. Todavía no estamos ahí y espero que pronto lo estemos, como sociedad y humanidad. Hoy, si estás temblando por dentro, te abrazo a través de estas letras. No estás sola, somos muchas las que seguiremos buscando que tu decisión sea segura, legal y gratuita.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario