Opinión Lentes Púrpura | mujeres | 8M

A 48 días del 8M

El 8 de marzo es un día en el que se conmemora y se reflexiona la manera en la que la violencia de género es un problema inminente de la vida diaria.

Empieza la cuenta regresiva del 8M y prepararse tanto física, como mentalmente es pieza clave, y con esto, también el recordatorio de que el 8 de marzo es un día en el que se conmemora y se reflexiona la manera en la que la violencia de género es un problema inminente de la vida diaria.

Vivimos en un mundo y sobre todo en un país en el que se cometen atrocidades contra las mujeres todos los días, en el que la corrupción y la configuración del poder, permiten que los perpetradores de violencia de género, queden impunes.

Tan solo en la primera semana de 2023, 27 mil 409 mujeres se reportaron como desaparecidas, y aun así los monumentos son más protegidos que la dignidad y vidas de las mujeres.

La marcha del 8M ha ido tomando poder a través de los últimos años, y con ello ha logrado transmitir el mensaje de manera más contundente y más fuerte. Sin embargo, como mujeres puede llegar a representar algún tipo de presión participar en la marcha, por opiniones como que el no ir te hace “menos feminista”, asumir que no nos involucramos de la manera en la que deberíamos, y viceversa; seguimos viviendo en una sociedad conservadora y en la que asistir a la marcha nos hace ver como rebeldes, como parte del vandalismo.

Hace algunos días, escuchaba comentarios de mujeres que, al igual que yo, se consideran feministas, y hacían alusión a que las mujeres que decidían no participar en las marchas era por que no estaban lo suficientemente involucradas, y que cómo podían hablar de feminismo si no se les ve ahí presentes. No olvidemos que la lucha de cada una es cosa de todos los días, y que cada una de estas es completamente única y diferente, no hay una forma en específico de ser feminista, cada una lo hace desde sus posibilidades y vivencias.

El 8M es un día difícil y para muchas de nosotras representa un reto. Alzar la voz es difícil y querer presionar a alguien que aún no está lista para asistir a una marcha, también es una forma de violencia. Las mujeres debemos ser un espacio seguro entre nosotras, el escenario social actual ya es complejo como para hacérnoslo más difícil. No olvidemos que existen infinidad de razones por las que podemos decidir participar a distancia, o desde nuestras posibilidades; en México, las mujeres que están inmersas en actividades laborales se ven desfavorecidas, y faltar a sus labores es un lujo que no todas pueden tomar. Así como mujeres que tienen miedo de denunciar, que no están preparadas psicológicamente para el impacto que significa esta marcha, entre muchas otras razones que son completamente válidas.

Sigamos haciendo del 8M un espacio seguro, un espacio en el que las víctimas sientan que su dolor es abrazado, que no serán juzgadas por sus historias. La lucha de cada una, de la manera que sea, es válida. El 8M es un día para reflexionar, para hacer consciencia y para darnos cuenta de que no estamos solas, que existen colectivos, grupos de ayuda, e inclusive otras víctimas que están dispuestas a ayudar, escuchar y a acompañar en el dolor. Seamos la persona que nos hubiera gustado tener cerca cuando lo necesitábamos.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario