Opinión Lentes Púrpura | México | feminicida

Ataques de ácido en México: El crimen que el Estado no quiere ver

Urge que el sistema legal modifique sus normas para poder brindar justicia y una reparación integral a las víctimas de ataques de sustancias corrosivas.

En cerca de 25 a 32 Estados de México, los ataques con ácido u otras sustancias corrosivas son delitos sin agravante de género, a pesar de que estas son formas de violencia muy extrañas y visibles contra las mujeres, a tal magnitud que se considera violencia feminicida.

Las víctimas de ataques de ácido o sustancias corrosivas quedan con desfiguración permanente o con discapacidad y se ven obligadas a enfrentarse a tratamientos e intervenciones médicas riesgosas e invasivas. Asimismo, las víctimas tienen que pasar por procesos legales revictimizantes y lentos, sin mencionar que enfrentan consecuencias psicológicas negativas, como episodios de depresión profunda, ansiedad generalizada, síntomas de estrés postraumático, e incluso pueden llegar al suicidio.

En otras palabras, la letalidad de las sustancias utilizadas en estos ataques es severa, por lo que se considera violencia feminicida. De acuerdo con la primera asociación civil en México que busca visibilizar las causas y consecuencias de la violencia ácida desde una perspectiva feminista (Fundación Carmen Sánchez), el 90% de estos ataques tiene como objetivo el rostro y busca quitarle las características que, desde lo imaginario social, son alusivas a la mujer. Es decir, "desfeminizar" el cuerpo y hacer este "no agradable" a los ojos de un hombre machista. Por ello, también es importante visibilizar esta violencia desde los estereotipos y la relación control-poder que trae consigo la subordinación con la que se comenten estos ataques.

Dentro de los siete estados en donde los ataques con sustancias corrosivas sí son tipificados como agravantes, solo Baja California Sur llega a sentenciar por ley con 14 años de cárcel y en Oaxaca hasta 40 años. Según las abogadas que han atendido estos casos, es importante que no solo se tipifique el delito, sino que también las autoridades atiendan los delitos desde la perspectiva de género y que ejecuten una ley con la misma. De igual manera, mencionan que así como lo indica la jurisprudencia internacional, cualquier delito que sea cometido contra una mujer debe de ser obligatoriamente investigado con ese matiz.

El pasado agosto, la Secretaría de Salud registró que, en lo que iba del 2022, han sucedido 47 ataques de ácido contra mujeres. Pese a ello, dada la falta de datos oficiales de mujeres atacadas con sustancias corrosivas, la Fundación Carmen Sánchez lleva su propio registro, proporcionando los siguientes datos:

  • Las entidades federativas que han reportado estos crímenes han sido la Ciudad de México, el Estado de México y Puebla.
  • La asociación ha registrado 28 víctimas mujeres, de las cuales solo 22 han logrado sobrevivir a las lesiones.
  • El autor intelectual ha sido un hombre en el 85% de los casos; cinco de ellos eran parejas y 11 exparejas sentimentales.
  • La mayoría de los crímenes se cometieron en la calle, pero cuatro fueron en la casa o en la puerta de entrada.
  • 30% de los ataques se cometieron entre dos o más personas, ya sea como actores materiales o intelectuales.
  • No ha habido sentencia en el 96% de los casos.
  • Cuatro de los agresores fueron vinculados a proceso: tres por feminicidio en grado de tentativa y uno por violencia familiar.

Por estas y muchas más razones, es imperativo que el sistema legal modifique sus normas para poder brindar justicia y una reparación integral a las víctimas de ataques de sustancias corrosivas, así como también buscar medidas de regulación a estos ataques de violencia feminicida.

Se necesita una sociedad que no ponga obstáculos a las víctimas para reincorporarse a esta en todos sus ámbitos. Se exige un servicio médico que no minimice sus lesiones y discrimine a las víctimas. Unos años de cárcel y una nula tipificación es una total negligencia a un crimen que genera consecuencias permanentes en las víctimas.

El Estado debe de dejar a un lado su indiferencia y ver la violencia feminicida que ignora.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario