Opinión Lentes Púrpura | mujeres | emprendimiento

Las barreras del emprendimiento femenino

La difícil situación laboral ha hecho que las mujeres busquen el emprendimiento, con todo y los retos que implica.

La situación económica de México cada día pareciera ser más complicada, pues con la inflación del 8.7% registrada entre septiembre del 2021 y septiembre del 2022, según datos del Banco de México y los bajos salarios ofrecidos en la mayoría de los empleos, la población no considera que los recursos alcancen para llevar una vida digna.

Actualmente, conforme al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el desempleo femenino ronda por el 3.2%, siendo de sus niveles más bajos en los últimos dos años (que no es de asombrarse, pues fueron años de pandemia en los que el desempleo general llegó a niveles alarmantes). Esta cifra, no es sinónimo de un bienestar económico por parte de la población femenina, pues aún existen prácticas laborales que incrementan la brecha de género laboral en México; como la diferenciación de salarios entre hombres y mujeres, la contratación de acuerdo a la planificación familiar femenina, el “techo de cristal”, el piso pegajoso, o el simple hecho de que ante eventualidades adversas las mujeres suelen ser quienes dejan de lado sus empleos para encargarse de las tareas del hogar.

Estos motivos son la causa de que las mujeres mexicanas y latinoamericanas ya no busquen empleos formales y, aunado a la violencia, también se alejen de la informalidad, quedando como una de sus pocas alternativas el emprendimiento, lo cual se refleja en el estudio realizado por Kúmon, en el que se revela que seis de cada diez mujeres profesionistas buscan emprender un negocio propio.

El emprendimiento es un camino complejo que presenta una diversidad de retos, como los altos costos de la estructura fiscal y laboral, la falta de acceso a financiamiento y la falta de educación o preparación para emprender. De acuerdo con la información recopilada por la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), esto provoca que los emprendimientos no sean capaces de alcanzar la suficiente liquidez como para sobrellevar la inflación y las tasas de interés y dé como resultado el cierre de operaciones.

Por otro lado, también se encuentran las barreras inherentes por ser mujer, como la doble presencia, es decir, el desgaste laboral de las mujeres en la esfera profesional y en la esfera familiar, pues aquellas mujeres que no cuentan con los recursos suficientes para la contratación de personal de apoyo, tienen que desempeñarse en ambas funciones, lo que tiende a llegar a un nivel de frustración que alienta a dejar de lado el emprendimiento, ya sea por poca visibilidad de resultados o cansancio físico, mental y emocional.

Otro de los factores relevantes, es la falta de acompañamiento y redes de apoyo que guíen a las mujeres en el acceso a recursos de financiamiento o apoyo al emprendimiento, pues muchas veces la inexperiencia tanto de dirigir un negocio como un equipo de trabajo puede hacer que buenas ideas pierdan fuerza y mantengan el acaparamiento masculino del mercado de productos y servicios.

En Lentes Púrpura, nos preocupan y ocupan las condiciones que propician la violencia de género, y entendemos ampliamente que la independencia económica es un factor clave para que las mujeres vivan una vida libre de discriminación y violencia, es por ello que hemos creado Oportune, un programa pensado desde la alianza y el acompañamiento con pequeñas empresas lideradas por mujeres o colectivos de mujeres.

Oportune es un programa de nuestra asociación sin fines de lucro que proporciona capacitaciones constantes y formación personalizada a mujeres emprendedoras con la finalidad de darles una ventaja comparativa y competitiva; dichas capacitaciones tienen una duración determinada, que puede ir desde los tres meses hasta los 12, tiempo en el que apoyamos a que las mujeres participantes obtengan habilidades personales y empresariales de manera integral a través de talleres para el desarrollo de habilidades socioemocionales, laborales y financieras, asesorías específicas para su giro y áreas de oportunidad y formación de alianzas estratégicas.

Oportune es solo uno de nuestros programas en los que combatimos la violencia de género y cerramos brechas de desigualdad socioeconómica, pues Lentes Púrpura tiene la firme convicción de que apoyando la construcción de redes de apoyo que permitan el desarrollo social y educativo de las mujeres abonamos a una sociedad más justa e igualitaria.

Este programa en específico ha implicado muchos retos, ya que asistir a las localidades de nuestras beneficiarias y brindar las constantes capacitaciones, tiene un costo que muchas veces nos es complicado financiar, por lo que la ayuda externa, a manera de donativos, es muy importante para llevar a cabo el proyecto Oportune en su totalidad y el funcionamiento continuo de Lentes Púrpura.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario