Opinión Lentes Púrpura | Afganistán | mujeres

Los talibanes al poder... ¿y las mujeres?

El gobierno Talibán aseguró que gobernaría con normas más flexibles, pero las mujeres están luchando por sobrevivir pues llegó a quitarles su lista de avances.

El pasado 15 de agosto, se cumplió un año de la salida del gobierno estadounidense del territorio afgano y el regreso de los talibanes al poder. Este ha sido un tema de controversia en la esfera política internacional, ya que las mujeres están siendo el principal sector afectado.

A su llegada, el gobierno Talibán aseguró que llegaría a gobernar con normas más flexibles y racionales, pero hoy en día podemos ver cómo las mujeres afganas están luchando por sobrevivir bajo un Estado que llegó a quitarles su larga lista de avances, que habían logrado durante 20 años; llegó a arrebatarles su papel para la reconstrucción de Afganistán.

Así, las mujeres afganas, en cuestión de un año, han visto desaparecer los derechos que les costaron décadas de lucha, los esfuerzos por formar parte de la sociedad, por conseguir el derecho a participar en la vida cotidiana de su país. La facilidad y la rapidez con la que el régimen talibán ha actuado en su contra y violando sus derechos, debería ser un foco rojo para la comunidad internacional, y una llamada de atención para participar y tomar responsabilidad para salvaguardar la seguridad de mujeres y niñas.

Ha vuelto un Estado y un régimen extremista que les prohibe oportunidades como estudiar o manejar un automóvil; además, el uso del hiyab se volvió obligatorio y no pueden hacer prácticamente nada sin el permiso de sus esposos. Han perdido todo tipo de independencia y autonomía.

Las mujeres afganas merecen reconocimiento de su larga lucha y resistencia contra grupos misóginos cuyo pensamiento va por el camino de que, el simple hecho de ser mujer, es una ofensa. Este conflicto lleva muchos años y uno de los problemas principales radica en que no se ve la luz al final del camino. Porque en cada intento de levantarse y avanzar, vienen retrocesos significativos, en los que se pierde cualquier tipo de proceso.

Esto provoca que las generaciones actuales de mujeres, y probablemente las futuras, no puedan preocuparse por seguir sus metas, sino por luchar y sobrevivir en un Estado que no las reconoce como seres humanos. Donde los sueños se ven desterrados y las oportunidades son cada vez más lejanas.

A lo largo de los años, la comunidad internacional, en sus intentos fallidos, ha querido sancionar al Estado con políticas económicas restrictivas; el problema es que esto solo ha debilitado aún más su economía y quien sufre las consecuencias es su población, afectando aún más su baja calidad de vida.

No olvidemos que hemos visto y estamos viendo a generaciones de mujeres llenas de resiliencia, coraje y valentía, a las cuales la comunidad internacional les ha fallado, las ha olvidado mientras se cometen crímenes y castigos, violaciones hacia sus derechos. Pero el mundo no puede pasar por alto el sufrimiento de estas mujeres que han peleado para que sus voces signifiquen algo.

“El mundo debe mirarnos como las mujeres de Afganistán, no como simples ciudadanas de segunda clase en algún lugar. Somos las mujeres de un país al que se le ha hecho mucho daño. El mundo nos conoce. Durante los últimos 20 años, hemos demostrado quiénes somos. Ayúdennos a levantarnos de nuevo. Los que se encuentran en Afganistán, ayúdenos a levantarnos en Afganistán. Los que ya no pueden vivir en Afganistán, ayúdennos a salir para que podamos levantarnos fuera de nuestro país”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario