Global Lima | Dina Boluarte | protestas

Las protestas en Perú subieron de tono y llegaron a Lima

Las protestas en Perú escalaron y tocaron la puerta de la capital, Lima, para una gran marcha en contra del nuevo gobierno de Dina Boluarte.

¡¿Kestapasanda en Perú?!

Para festejos nacionales, el que ocurrió en Lima, Perú este miércoles —18 de enero—, pues durante el aniversario número 488 desde que se fundó la capital peruana, una ola de manifestantes de todo el país arribó al corazón andino para continuar con las exigencias que desde hace seis semanas llevan piden: que su actual líder, Dina Boluarte, renuncie al poder; que se convoquen a nuevas elecciones y que se cierre de una buena vez por todas el congreso peruano.

Una movilización teñida de sangre

El viacrucis de estas protestas no ha sido nada fácil, no porque los tramos fueran pesados sino porque la policía implementó puestos de control en las carreteras precisamente para ir frenando este movimiento social que recientemente fue bautizado como la “Gran Marcha de los Cuatro Suyos”, en honor a un movimiento social que surgió a principios de la década de los 2000 y logró derrocar el régimen de Alberto Fujimori.

Desafortunadamente, desde el pasado 7 de diciembre que iniciaron estas protestas hasta ahora, se han contabilizado 53 fallecimientos. Esto es algo que ha provocado ira e indignación entre las y los peruanos que buscan que su gobierno los involucre más en la política del país. Lo bueno es que, al menos en Lima, fueron recibidos por grupos de estudiantes que abrieron sus universidades para darles cobijo.

¿Qué han dicho las autoridades al respecto?

Por un lado, la presidenta Boluarte optó por recibir a los manifestantes en la capital diciendo: “sabemos que quieren tomar Lima. Yo los llamo a tomar Lima, pero en paz y en calma”, aunque, por si las flies, mantuvo el estado de emergencia en todo el país.

Por otro lado, la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó una reunión para evaluar la situación del Perú desde Washington. Allí, la representante de México, Luz Elena Baños, señaló su preocupación respecto al “uso desproporcionado de la fuerza pública”, mientras que Alejandra Solano, su par de Costa Rica, se enfocó en el “respeto de los derechos humanos”. Asimismo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, opinó: “El derecho a la protesta pacífica debe respetarse; el derecho a que el Estado proteja el orden también”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario