Los clásicos se renuevan

¿Geek de la lectura? Hay razones para sonreír. Desde el 1 de enero del 2019, decenas de obras de miles de artistas y escritores, que incluyen a Marcel Proust, D. H. Lawrence, Agatha Christie, Robert Frost y Wallace Stevens, se volvieron del dominio público.

¿Y esto qué significa?

Que vas a poder obtenerlos en muchos más lugares y mucho más baratos. Cuando los libros pasan a formar parte del dominio público, la editorial que era dueña de sus derechos pierde el control sobre ellos. Es decir que cualquier persona puede venderlos, sea en edición digital, de audio o impresa. Además, los admiradores pueden publicar y vender sus propias secuelas. Por su lado, los escritores pueden crear obras nuevas basadas en las historias clásicas, sin ser demandados por violar la ley de propiedad intelectual. Finalmente los productores de teatro y de cine pueden adaptar las obras para hacer películas, obras de teatro y obras musicales sin tener que pagar millones para obtener los derechos.

¿Importante?

Definitivamente, sobre todo si se tiene en cuenta que es el primer año en dos décadas en que tantos libros pasan al dominio público.

Vintage Classics publicó una nueva edición de “New Hampshire” de Robert Frost, que incluirá el arte original y algunos de sus poemas más conocidos.
Este año, Penguin Classics publicará nuevas ediciones de varias obras de 1923, incluida “Caña” de Jean Toomer.

¿De dónde viene el cambio?

Este cambio tiene su origen en una legislación que aprobó el Congreso estadounidense en 1998, la cual ampliaba a 20 años la protección por derechos de autor. ¿Su objetivo? Que los autores no se tuvieran que preocupar porque otras personas hicieran uso de sus obras sin su permiso. Ahora, al cumplirse ese plazo, ha llegado la primera avalancha de obras, y cada 1 de enero seguirán llegando más. Por eso, muchos analistas creen que se viene una época especialmente creativa, con nuevas series de novelas, obras de teatro, música y películas que serán del dominio público. Al mismo tiempo, se vienen tiempos difíciles para las editoriales.

¿Los que definitivamente se van a beneficiar?

Los lectores.

Una copia antigua de “El gran Gatsby”, cuyos derechos reservados expirarán en 2021.

Vía: The New York Times

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario