Los piratas del Golfo Pérsico

Muchísimos países le están echando la bolita a Irán sobre el secuestro de un masivo buque de carga con bandera panameña. 

Las cosas en Medio Oriente ya venían de mírame y no me toques desde la semana pasada, cuando un ataque en contra de un petrolero propiedad de un magnate israelí dejó dos tripulantes muertos. En aquella ocasión, tanto Israel como el Reino Unido acusaron a Irán de estar detrás de todo, cosa que se volvió a repetir ayer, cuando se confirmó el secuestro de un enorme buque de carga que transportaba asfalto y alquitrán. El MV Asphalt Princess, de bandera panameña, fue secuestrado por varios hombres frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos mientras atravesaba el Golfo de Omán, en camino al Estrecho de Ormuz, un cruce marítimo súper importante porque por ahí transita una quinta parte de todo el petróleo del mundo. La información confirmada sostiene que hombres armados tomaron el control del barco y cambiaron su ruta para dirigirlo hacia Irán. Muchos señalan como responsables a milicias respaldadas por Teherán o la propia Guardia Revolucionaria de Irán, que ya negó haber metido sus narices en el incidente. Por lo pronto, no hay más detalles del estatus del barco.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario