Mejor aquí lo dejamos

Alemania de plano canceló la aprobación del polémico gasoducto Nord Stream 2, un proyecto que podría duplicar la dependencia energética que tiene el país del gas ruso. Todo parece indicar que la suspensión del proyecto es una respuesta de Alemania hacia el Kremlin, a quien acusa de usar sus suministros de gas como arma geopolítica. En medio de la crisis energética europea y de un frío invierno a la vuelta de la esquina, el precio del gas aumentó a niveles de terror, creando un efecto dominó en la demanda mundial, ya que Rusia es uno de los principales proveedores de gas del continente europeo.

 

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario