No le quita mucho el sueño


Ezra Acayan/NurPhoto

Parece que al presidente filipino, Rodrigo Duterte no le quita mucho el sueño eso de los daños colaterales de su llamada guerra contra las drogas ya que una nueva investigación confirmó que al menos 122 niños han muerto. ¿Los hallazgos? La Organización Mundial contra la Tortura encontró que a varios de estos niños (incluído un bebé de un año), se les ha disparado intencionalmente y que muchos son usados como blancos para atacar a otras personas. Este nuevo reporte se suma a las demandas que ha hecho el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para investigar los abusos del gobierno.

0 Comments

Leave a Comment




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password