Now you can breathe, Floyd

Después de la disputa legal, el expolicía blanco que asesinó a George Floyd el año pasado recibió una sentencia de 22 años en prisión. 

La lucha que empezó en las calles por fin terminó en los juzgados. Después de meses de disputas legales, el expolicía blanco de Minneapolis, Derek Chauvin, reconoció hace unos meses su culpa del brutal asesinato de George Floyd, recibiendo con ello una sentencia por homicidio que lo condenó a pasar 22 años tras las rejas. Pero ahora, en una nueva audiencia, Chauvin también se declaró culpable de violar los derechos civiles de Gorge Floyd. De igual forma, Chauvin se declaró culpable por violar los derechos de un joven de 14 años en su misma ciudad, pero en 2017, en donde ejercició la misma violencia que posteriormente aplicó con Floyd: arrodillarse sobre su espalda y cuello mientras estaba esposado. Al final, la fiscalía solicitó que sea sentenciado a 25 años para que se cumplan las sentencias de ambos casos al mismo tiempo. Fueron 9 minutos y 26 segundos en el que este exoficial puso su rodilla sobre el cuello y la espalda de Floyd mientras que él, esposado y boca abajo en la calle, dijo las palabras que se terminarían convirtiendo en protesta: “I can’t breathe”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario