Política | ONU | militares | seguridad

ONU pide alto a que militares hagan labores de seguridad pública en México

La ONU le pidió de favor al gobierno mexicano que suelte la idea de que los militares sean enviados a realizar labores de seguridad pública.

¿Una estrategia fallida?

Cuántos sexenios tendrán que pasar para darnos cuenta de que la militarización del país no resolvió el problema de la inseguridad. Al menos quienes ya pusieron el dedo en el renglón fueron las personas del Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU, que hicieron un llamado al gobierno mexicano para terminar, de una buena vez, con el despliegue de fuerzas armadas en labores de seguridad pública, ya que implican, según su informe derivado de la visita que hicieron al país en noviembre del 2021, un riesgo alto para los derechos humanos.

Pero lo cierto es que la estrategia de tapizar de militares las calles no es nueva y lleva varios años vigente; sobretodo la administración del presidente panista Felipe Calderón —quien gobernó de 2006 a 2012 y con tal de echar a andar la polémica “guerra contra el narco”—, dio rienda a sacar al ejército a las calles mexicanas. Al final, poco o nada sirvió para disminuir el poder de los cárteles de la droga. A su modo, Peña Nieto replicó la táctica con resultados similares, mientras que AMLO decidió reinventarla y darle su propio toque. Al final, el presi que llegó de la mano de Morena y prometiendo eliminar esta estrategia, terminó por fundar en 2019 la Guardia Nacional, sugiriendo que era un cuerpo de seguridad de carácter civil pero, bueno, todo mundo se dio cuenta después que se trató de más uniformados rondando las ciudades y pueblos.

Por si no te sabías el dato, de los 101,182 elementos de la Guardia Nacional, 58% terminaron siendo del Ejército y 16% de la Marina. Además, se agarraron a integrantes de la extinta Policía Federal para sumarse.

¿Y qué propuso el Comité?

En su informe pidieron que, en primera instancia, se debe aplicar un plan de retirada paulatina de los soldados en las calles, poniendo en manos de las fuerzas civiles, como las policías, estas labores. Allí igual mencionaron que todo este cambio debe hacerse –un poco por obviedad, pero igual pensaron en mencionarlo– en concordancia con los principios internacionales de derechos humanos, a su vez de que deben darle su lugar a las instituciones de seguridad civil.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario