Caso Paola Pliego: los intereses primero


Gabriel Martínez

@gabomartinez_10

IG: gabo_martinez_

 

“No hay peor despedida, que la que nunca planeaste hacer. Pero recuerda que para empezar una nueva etapa tienes que cerrar otra, el final es de donde empezamos.” Fueron las últimas palabras de Paola Pliego, como deportista mexicana.

El pasado miércoles, la talentosa esgrimista anunció oficialmente un cambio de bandera para poder seguir luchando por su sueño, el deporte y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Pliego analizó desde hace algunos meses, y finalmente aceptó la propuesta de Uzbekistán para representar a ese país asiático en las competencias venideras, para poder ganarse un lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio, oportunidad que las autoridades mexicanas no le dieron, y eso que estamos hablando de la mejor deportista nacional en esta especialidad.

Para colmo, nadie es culpable. Paola señala a unos, Ana Gabriel Guevara, presidenta de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte a otros, y así, se van pasando la ‘papa caliente’, sin encontrar el fondo del problema de manera oficial. Lo cierto es que Paola lleva años, desde el 2016, luchando contra las de las autoridades mexicanas, cuando en aquella ocasión dio positivo por ‘doping’ a días de arrancar los JO de Río de Janeiro, quedando fuera de la competencia. Después salió a la luz que la CONADE había manipulado las pruebas para hacer un complot contra Paola, y dejarla fuera de los juegos. Esta demanda en contra del organismo mexicano la ganará Paola.

¿Qué pierde México con la decisión de Pliego? Seguramente logros y medallas olímpicas y una atleta ejemplar, que con certeza seguirá hasta el cansancio con sus denuncias. Y ojalá no ocurra lo que en este país pasa tan constantemente: que explote la bomba, sea noticia por algunos días, pero poco a poco nos olvidemos de los problemas que nos tienen hundidos en el tercer mundo y en la corrupción. Esperemos este caso no se quede en el aire, y que tenga una resolución oportuna.

Por lo pronto, el abogado y la deportista parecen echar toda la carne al asador para ganar el caso. “Me gustaría que pusiéramos sobre la mesa, las pruebas para saber quién está mintiendo. Si yo estoy mintiendo, yo pongo mi cédula profesional sobre la mesa y la rompo. Si Carlos Padilla (presidente del Comité Olímpico Mexicano) está mintiendo, que renuncie al organismo”, dijo el legista en una entrevista para ESPN, misma cadena en la que Paola señaló a Padilla como el principal culpable de su situación, mientras Padilla ha señalado que Paola se negó a asistir a ciertos procesos de calificación, razón por la cual no fue inscrita en las competencias que le otorgarían a Paola los puntos para buscar su lugar en Tokio 2020.

Por otra parte, parece que está de moda en esta administración culpar a los antecesores de las desgracias actuales. Lo hace constantemente López Obrador, y ahora también Ana Gabriela Guevara, en quien por su exitoso pasado como deportista, Paola confiaba para poder solventar pronto su crisis, entendiendo que en su momento, Ana Gabriela también tuvo que superar los obstáculos que casi casi de ley, se imponen en México a todo el que quiera progresar. Sin embargo, la medallista olímpica de Atenas 2004, que atraviesa dentro de la CONADE una crisis federativa profunda, y una riña incluso entre los propios deportistas, se ha excusado de igual manera en los desbarajustes cimentados por las administraciones anteriores. ¿Cuándo es que los funcionarios comenzarán a asumir responsabilidades de sus cargos?

Ya hemos tocado en otras columnas el tema de la increíble dificultad que tiene México para producir deportistas de calidad, a pesar de ser una tierra con todo el potencial para figurar como intérprete estelar del deporte mundial. Pues peor aún, con el caso de Paola, queda en evidencia, una vez más, que las autoridades mexicanas no únicamente están para detener el desarrollo deportivo y poner sus personales y banales intereses por encima del progreso, sino también para ponerle el pie a los pocos atletas talentosos que hacen lo que aman, que se sacrifican cada día, y que pueden cosechar alegrías para el país, que hacen tanta falta.

El deporte, y más para un país como México, es más importante de lo que mucha gente cree, y no me refiero únicamente al valor monetario que este representa, sino al valor sentimental. En un país con tanta violencia, tanto sufrimiento, y una calidad de vida tan baja, las alegrías deportivas representan para millones de personas momentos únicos y de unión, que por algunos días, horas, o quizás minutos, hacen olvidar una parte de los problemas. El 16 de julio de 1950 tiene el registro de la mayor cantidad de suicidios en Brasil; ese día la selección ‘canarihna’ perdió la final del Mundial ante Uruguay, lo que se denominó el famoso ‘Maracanazo’. El futbol era lo más importante en ese momento para toda una nación.

Ojalá más pronto que tarde, todos los que tienen en sus manos el deporte azteca se den cuenta de que un país en verdad puede reflejar en su vida diaria, al menos en una mínima potencia, el recuerdo de las alegrías deportivas. Si eso cambia, sería el ejemplo de que muchas otras cosas de mayor vitalidad para el ser humano, también pueden cambiar. Ese es el poder del deporte, que “de entre las cosas menos es importantes, es la más importante”, como diría Jorge Valdano, exfutbolista y admirable analista deportivo. Que sirva de algo el caso de Paola Pliego.

 


Sobre el autor:

Gabriel Martínez es un periodista especializado en deportes. Ha trabajado en el diario español La Vanguardia, actualmente es conductor del programa televisivo de Adrenalina en Grupo Imagen y escribe en el periódico Excélsior. Tiene un máster en periodismo y un diplomado en marketing y negocios deportivos. Es violonchelista de clóset y devoto de la actividad física. A favor de: la educación y la igualdad social. En contra de: la censura, el radicalismo, y el sedentarismo.

Mercedes Migoya0 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password