¿Cómo ver llover?


Eduardo Navarrete

@elnavarrete

Para leer con: “A Shot In The Dark”, de John Zorn

 

La mentalidad racional busca dar explicación a todo lo que se cruza en el camino. Incluso aquello que no hay cómo explicar y tal vez solo existe para ser disfrutado.

Cuesta creer que hay gente que dice experimentar capas de aversión en torno a la lluvia.

Pero la lluvia es de las experiencias más valiosas de la vida: no sólo por el agente recreativo y aromático que esto envuelve, sino por la enseñanza que entraña y obsequia sin esperar otra cosa a cambio, más que te mojes.

Ver llover, también puede ser el ejercicio más aburrido y soso. Especialmente si estás muerto en vida o si te distraen del programa o serie de ocasión.

Y aún así, no es raro ver que alguien gruñe y manotea por el hecho de estar nublado. Pero encontrar un cielo diferente al acostumbrado tendría que ser, por sí mismo, un acto de asombro y festejo. Algo para motivar un brainstorming.

Es comprensible que no te emocione ver llover si tampoco te prende ir al baño a orinar (ni pis ni del uno: ¿qué hay con el impronunciable nombre de las acciones tal cual son llevadas a cabo?). La fuerza de gravedad aplicada al elemento líquido merece todo el respeto por el hecho de construir una experiencia del momento y generar con ella el valor de la presencia: ese que usualmente pasa de largo.

Pero la vida suele tener una línea tan sutil y domesticada por la cotidianidad que usualmente se da por hecho que se tiene hasta que se considera pérdida total. Al final del día, es un frente frío, una capa densa de nubosidad, una visita de estado, una depresión tropical (¿realmente existirá esto en el trópico?). Una tormenta aislada, un chubasco. Da lo mismo: va a llover.

Las trombas de campo educan a valorar la lluvia. Quienes viven ahí no solo se mojan, conviven con la lluvia y han aprendido a a conversar con ella. Tienen el superpoder de saber cuándo y cómo lloverá, pero lo mejor es que se siguen entregando al hecho de ver llover. No les cansa, al contrario, los renueva.

Ahí no escuchas otra cosa que el necio golpeteo del agua con las hojas de los árboles. Y luego, el concierto de insectos avisando que ahora es su turno.

Así, como un proceso natural, tendría que ser experimentada la lluvia. Permitir que nos moje y que nos delate como los seres silvestres que somos.

Es instintivo y misterioso, pero lo que fascina y otorga sustento vital, también espanta. Los cuatro elementos saben de esta bipolaridad y no han de parar de reír mientras se retan uno a otro. Si se nubla hay jeta segura (y tormentosa) y hasta a San Isidro Labrador se escala la queja y súplica para detener aquello que es simple.

Uno se cubre porque el peinado elaborado se marchitará, el caro ropaje delatará haber sido comprado en el tianguis, las botas de gamuza perderán densidad capilar y en sí, todo esto, será muy mal plan en una ciudad donde maldecir en torno del frío, del agua (por abundancia o carencia) o del calor nos hace más frágiles y medievales, pero populares y graciosos en redes.

Ver llover, mojarte, salpicarte, es tan deseado por un niño, como odiado por un adulto. Con eso tendríamos para valorar los permisos que te das y la brújula que sigues.

 


Sobre el autor:

Eduardo Navarrete es un periodista, fotógrafo y administrador público que se apasiona por los contenidos. Condujo equipos en Grupo Reforma, Grupo Medios, Televisa y Cultura Colectiva. Participa en una iniciativa de acompañamiento a empresas para formar equipos de alto desempeño desde la atención plena y recién fundó una empresa de generación y curaduría de contenidos transmedia.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password