Contrapesos bajo la mira


Por: Dinorah Mendoza

@dinorahm_

En el espacio de colaboración del PJ Comexi.

 

Los organismos autónomos han tenido una gran utilidad para hacer un rediseño institucional del Estado y sus procesos de políticas públicas, así como para generar un contrapeso ante el poder de este. Pero, en ocasiones, estos organismos pueden volverse presa de las mismas personas que los crearon. 

En el mundo existen más de 250 organismos, unos más antiguos que otros. Los más recientes, estipulados en las nuevas constituciones que surgieron como consecuencia de atravesar conflictos armados o turbulencia política. Tal es el caso de Irak y su nueva Constitución publicada después de la invasión de Estados Unidos, o el caso de  Sudáfrica y Ecuador que si bien eran democracias, experimentaron cambios políticos radicales.

Entre sus funciones más comunes están la organización de elecciones, la fiscalización y la garantía de los derechos humanos. Aunque como en todo, existe una amplia variedad de temas/funciones dependiendo del contexto en el que hayan sido creados. Por ejemplo, la Constitución de Somalia establece la “Disarmament and Demobilization Commission” que se encarga de controlar el proceso de desarme de los diversos grupos armados del país; otro ejemplo es Bután en donde la “Pay Commission” es responsable de proponer modificaciones en los salarios y beneficios de los servidores públicos. 

Los organismos con autonomía constitucional se han integrado como una buena práctica a nivel internacional y muchas veces se ha aplicado para que instituciones gubernamentales desarrollen mejor sus tareas. Su papel señala de manera imparcial las decisiones del gobierno en áreas sensibles como las señaladas anteriormente.

Como mencioné, estos se pueden ver amenazados en algún momento por los políticos que los diseñaron. La mayor amenaza empieza con los gobiernos electos que, una vez en el poder, pretenden destruir o fragmentar el Estado de derecho.

En el caso de México, después de las elecciones de 2018 y del tsunami AMLO que le dio control no solo de la Presidencia sino también del Senado y de la Cámara de Diputados; los 10 órganos autónomos eran las únicas instituciones que podían hacerle contrapeso. 

Ahora, a casi tres años de gobierno, el presidente López Obrador anunció que alista una reforma para desaparecer a los organismos autónomos. Los catalogó como un ogro filantrópico que a su parecer no tiene razón de ser y únicamente existe para defender los intereses de algunos grupos y no de la ciudadanía. Pero, ¿qué ha ganado México con la existencia de estos? Actualmente, los mexicanos disponemos de datos acerca de la inflación, cuánto dinero circulante hay e, incluso, podemos tener acceso al número de ciudadanos que votará en las próximas elecciones, entre muchos otros. 

Desde que el gobierno de López Obrador asumió el poder, los datos a los que antes podíamos acceder en Secretarías como Economía, Comunicaciones y Transportes, etc. ya no se pueden ver tan fácilmente. Entonces, ¿qué pasará con la información si los organismos autónomos desaparecen?

Expertos han considerado que eliminarlos sería un gran retroceso para la democracia de nuestro país ya que el poder volvería a estar concentrado en una sola persona y también enviaría un mal mensaje al exterior. 

Al inicio de la actual administración, los ataques del presidente eran hacia miembros de otros partidos, ex presidentes y el modelo anterior de gobierno. Sin embargo, ahora el presidente ha decidido atacar específicamente al INE, el INAI, la COFECE y el IFT. 

Lo preocupante no es solo el ataque en sus conferencias matutinas; sino la mayoría calificada que en alianza con otros partidos ha alcanzado en el Congreso y con la cual ha logrado modificar más de 10 veces la Constitución. De pasar su reforma, cada uno de los organismos actuales pasaría a un Secretaría de Gobierno y el INE formaría parte del Poder Judicial. 

¿Será este el camino hacia el autoritarismo en México? 

Al Presidente no le gustan los controles, el más claro ejemplo es el Poder Judicial y la Ley Zaldívar. López Obrador hará lo que sea necesario para transformar al país y si eso significa acabar con la autonomía y el contrapeso de las instituciones, lo hará. Su propósito es terminar con los tecnócratas especializados para poder reemplazarlos con políticos que sean leales a él. 

 


 

Dinorah Mendoza es internacionalista, miembro del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales. Actualmente trabaja en Estrategia Pública Consultores, donde se encarga de los temas de compliance corporativo. Está a favor de políticas públicas inclusivas. En contra de la violencia de género y de la negación del cambio climático.

Síguela en Twitter: @dinorahm_

Instagram: @dinorahmdza

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password