Coronavirus: El verdadero ascenso de los Millennials


David Torres

@Davit00

La pandemia gana terreno a pesar de las múltiples estrategias implementadas por los países alrededor del mundo. Ni siquiera los países con mayores recursos y estructuras más sólidas, han logrado contenerla por completo. Conforme se saturan los sistemas de salud hasta el punto del colapso muchas personas mueren y otras no quieren ver el problema que tienen enfrente. Algunas otras van tomando conciencia y están tratando, ahora sí, de quedarse en casa y evitar salir si no es esencial. Aportar en lo que se pueda desde la propia trinchera. Mucho se ha dicho sobre el tamaño del problema que tenemos entre las manos y el reto de solidaridad y colaboración que representa a todas las escalas. Se trata, claramente de sumar esfuerzos, aun cuando paradójicamente sumarse signifique mantenerse aislado para ayudar a disminuir la tasa de contagio. Sin embargo, la tarea de colaborar y aportar algo, por más pequeño que esto sea, parece ser una tarea más fácil para aquellas generaciones más jóvenes en comparación con las generaciones que los preceden o los grupos de personas de mayor edad. Se trata, quizá de un asunto generacional.

Si nos detenemos a pensarlo por un momento, los Baby Boomerstérmino utilizado para describir a la generación nacida en la posguerra, principalmente en países anglosajones, aproximadamente entre 1945 y 1965, han sido los que han tomado el control del mundo en todas sus dimensiones desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando las cinco grandes potencias se repartieron el mundo y sus recursos. Desde entonces, y durante décadas, ellos han estado en control de todo, han ocupado las posiciones de toma de decisión y han construido las reglas del juego. Han forjado el mundo como lo conocemos hoy en todos los aspectos y se han acostumbrado a ello. Han llegado a un punto en el que han vivido haciendo lo que se les da la gana, ganando todas las batallas y consumiendo los recursos a su gusto, que no les es fácil dejarlo ir. Hasta ahora.

Sin embargo, la Generación X, aquella nacida posteriormente, entre 1965 y 1980 aproximadamente, también ha jugado un papel en estas décadas. Aunque quizá no como le hubiera gustado. En una analogía que nos permita comprender mejor el rol de éstas dos generaciones y como se han vinculado, imaginemos que al principio los Boomers fueron el Rey, tras el fin de la SGM. Tuvieron el control absoluto, jóvenes, fuertes y como héroes de guerra. Replantearon el mundo. Pasaron los años y sus hijos, los X, fueron creciendo y poco a poco encontrando algunas posiciones convenientes, bajo el cobijo de sus padres. Cuando los Boomers comenzaron a ser demasiado viejos, y los X mostraron señales de que querían comenzar a tener cierto poder, los Boomers idearon el plan perfecto. Dejarían, aparentemente, que ellos tomaran el control. Se harían a un lado, pero en la misma forma en la que un padre deja a su hijo que ande en bicicleta por primera vez sin quitarle las ruedas de seguridad. Darles la falsa sensación de control. Se esta forma, los X tomaron nuevas posiciones de poder, replantearon y redibujaron muchas cosas, sin duda, pero siempre estuvieron bajo el techo los Boomers. Éstos nunca se fueron, solo mantuvieron el control desde la comodidad de sus casas sin necesidad de estar al frente de una oficina. Como ese consejero que, desde las sombras, dicta los movimientos del Rey sin la responsabilidad de estar en el trono. Así sucedieron las últimas décadas, hasta que comenzaron a aparecer los Millennials.

Los X son, visto por algunos sociólogos, una generación puente, que estableció el vínculo entre los Boomers y los Millennials. Ellos establecieron relaciones interpersonales y laborales medianamente duraderas, mientras que para los Millennials puede que sean más líquidas e individualistas. No obstante, tampoco son tan rígidos como sus padres. Pero lo que posiblemente llevó a un cambio decisivo en la forma en la que los Millennials se distinguieron de los X, fue la aparición del internet y la conectividad internacional que esto trajo. Si bien, los X se han adaptado indudablemente al uso de las nuevas tecnologías, también bucearon en las enciclopedias como sus padres, y tienen cierto aprecio por las viejas formas. Cosa que los Millennials no conocieron y lo hicieron muy poco. Los X tuvieron que adaptarse al mundo digital mientras que los Millennials prácticamente nacieron en él, por lo tanto, los X son adaptativos, mientras que los Millennials, nativos.

Después de esta breve introducción, podemos entender que durante la actual pandemia, para los Boomers no es fácil despedirse de la vida como la han conocido hasta ahora, en la cuál han enfrentado adversidades, claro, como la guerra de Vietnam, la contracultura de los sesentas y la revolución cultural de Mao, han logrado mantener el control y salido adelante. Y aquí un punto importante, todos estos acontecimientos si bien tuvieron un impacto directo para muchas personas, para la mayoría de se trató de eventos distantes. Se trató de riesgos invisibles que, en muchas ocasiones, nunca llegaron a experimentar directa y tangiblemente. Por ello, aprendieron a dar la cara en situaciones difíciles, pero que los riesgos muchas veces no llegan a presentarse como se espera.

Por su parte, la Gen X, también vivió momentos importantes como la caída del muro de Berlín y el fin de la Guerra Fría, la aparición del VIH y la explosión del tráfico de drogas a nivel mundial. No obstante, a diferencia de los Boomers, los X tuvieron que hacer frente a estos problemas sin tener el control total de la situación. Siempre topándose con el techo de los sus padresy frecuentemente limitados por ellos, decidieron optar por una posición de indiferencia ante los problemas, punto que ha sido la base de la fuerte crítica que han recibido por parte de la generación.

En el contexto de la actual pandemia, es entonces posible comprender la forma en la que éstas dos generaciones perciben el riesgo como una amenaza lejana, invisible contra la que poco o nada pueden hacer, en el caso de los Boomers. Es lo que han vivido y su experiencia les dice que es mejor plantar cara y seguir adelante con la vida, por que ese punto de cambio drástico posiblemente nunca llegará. El mundo no se va a detener. Y en el caso de los Gen X, han aprendido a sobrellevar los riesgos porque es poco probable que les afecte directamente. Minimizarlos de forma que puedan convivir con ellos. Quizá ninguna de las dos generaciones esté listas para dejar sus vidas y la forma en la que controlaron el mundo durante todas éstas décadas, pero actualmente no tienen otra opción.

Sin embargo, para los Millennials el caso es diferente. Han crecido con eventos como el acenso de los ataques terroristas como una de las mayores amenazas, la creciente inseguridad, la crisis de 2008 y la precarierización del trabajo. El declive de los sistemas públicos de salud y la desconfianza permanente en los gobiernos. Han tenido acceso a más información de la que pueden procesar, a nivel global, pero estar conectados permanentemente también les ha permitido comprender que la información es poder y que la viralización y el crowdsourcing funciona. Lentamente esta generación se ha ido posicionando y ha sabido crear su propio mercado, rompiendo con el techo impuesto por los Boomers y manejado por los Gen X.

En este contexto, desafortunadamente la actual situación pone en mayor riesgo a las generaciones más viejas, en especial a los Boomers. Las proyecciones de lo que será el punto más alto de fallecimientos será catastrófico para ellos. Tendrán no solo que renunciar al sistema que ellos crearon y a la forma de vida que han llevado hasta ahora, sino que tendrán que hacerlo para salvar sus vidas y la de miles de personas. Aun así, con todo el peso de las potenciales mundiales, el golpe será insalvable y catastrófico. La economía mundial y los sistemas de distribución del trabajo deberán reinventarse. Y en esas circunstancias, en una especie de evolución natural, de cambio de estafeta forzada, los Millennials tendrán un panorama de oportunidad de crecimiento como nunca antes, siendo actualmente la mayor fuerza de trabajo a nivel mundial. Podrán pasar de ser la mayor fuerza actual para tomar, de una vez por todas, el control del sistema bajo sus propios términos. Así, el surgimiento de nuevas redes de comunicación y de herramientas digitales verá una explosión y se revaluará la relevancia y validez de las actividades presenciales. Quizá incluso cambie la perspectiva de otros problemas que se venían arrastrando a nivel global como el cambio climático y las crisis migratorias. Sin embargo, desde este punto de vista, todo juega a favor de los Millennials. La pregunta será si serán capaces de manejar el barco en medio de la tormenta y si serán lo suficientemente valientes para tomar las decisiones que se tenga que tomar. La moneda esta en el aire.

***

Con información de:

The Pew Research Center, disponible en https://www.people-press.org/2015/09/03/the-whys-and-hows-of-generations-research/

New York Time, disponible en https://www.newyorker.com/news/daily-comment/will-the-coronavirus-change-the-way-chinas-millennials-see-their-country


Sobre el autor:

David estudió la licenciatura en Restauración de Bienes Culturales en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, en donde también ha sido docente, y se especializó en la conservación de pintura mural y acabados arquitectónicos. Es parte de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del Instituto Nacional de Antropología e Historia desde 2010, en donde ha participado en seminarios sobre conservación de bienes culturales diversos, así como en cursos internacionales enfocados en la protección del patrimonio en situaciones de emergencia. Ha estudiado Gestión de Riesgos aplicados al Patrimonio Cultural en la Universidad de Ritsumeikan, en Kyoto, Japón, como parte de un curso internacional organizado por la UNESCO y otros organismos. También fue participó en la recuperación y atención inmediata del patrimonio cultural posterior a los sismos de 2017 en los estados de Oaxaca, Puebla y Ciudad de México, y en los últimos años se ha enfocado en estudio y protección de éste ante desastres. Actualmente cursa la Maestría en Riesgo, Desastres y Resiliencia en la University College London, del Reino Unido.

medium.com/@torres_restauracion




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password